Logo de la empresa

A Festa do Albariño de Cambados

Daniela De Amorín | Revista eSmás edición O Salnes Nº 8

Es la única fiesta de O Salnés declarada de Interés Turístico Internacional. Su origen está ligado al ámbito privado.
A Festa do Albariño de Cambados

Fiestas dedicadas al vino hay muchas, pero ninguna alcanza el prestigio y la repercusión de la Festa doFesta do albariño Albariño de Cambados. No solo es la fiesta del vino más antigua de Galicia y la segunda más antigua de España, también es, a día de hoy, la única fiesta de O Salnés declarada de Interés Turístico Internacional, la décima de Galicia. Una distinción que estrena este año y, con toda seguridad, servirá para atraer a la localidad a más amantes del buen vino.  

Aunque a día hoy es una fiesta caracterizada por la asistencia masiva de gente llegada de toda Galicia, España e, incluso, del mundo, la Festa do Albariño no siempre fue una fiesta de atracción turística para la vila. De hecho, su origen está más bien ligado al ámbito privado concretamente, a una competición entre amigos bodegueros. En 1953 don Bernardino Quintanilla desafió a su amigo Ernesto Zárate y le propuso organizar un concurso para demostrar cual era el mejor vino de la zona. La primera edición se celebró el 28 de agosto de 1953, coincidiendo con la festividad de la Virgen de la Pastora, patrona de Cambados, y participaron medio centenar de comensales en una merienda-cena que costó 4.389,40 pesetas. En el concurso participaron nueve bodegueros, resultando ganador del premio un vino de José Rodiño Oubiña. Fue en esta primera cena donde se acordó realizar una edición cada año. Durante los primeros años, la fiesta se celebró en distinos recintos privados. Primero en la finca de la casa de Ángel Botana, hijo político de D. Ramón Cabanillasa, después se trasladó a los jardines del pazo de Ulloa y posteriormente al pazo de Bazán, hoy Parador Nacional del Albariño. Hasta que finalmente, a partir del 2005, se asentó en los jardines del pazo Torrado. 

 

Una fiesta en constante evolución 

Sin embargo, a lo largo de esos años la fiesta sufrió una evolución constante. La más grande, probablemente, se produjo en la década de los 60, momento en el cual la fiesta dejó el ámbito privado y se abrió a la participación del pueblo. En este período se llevó a cabo una gran renovación que acercó la fiesta a la celebración que hoy en día conocemos. Se introdujeron desfiles de carros, catas públicas en A Calzada y pregón en Fefiñáns, además de las verbenas, actuaciones de folclore y deportes en general. Especialmente la introducción de las actividades deportivas ha sido especialmente significativa. Desde 1970 se celebra el Trofeo Ciclista del Albariño, otras disciplinas como el fútbol, el piragüismo, el baloncesto, el tenis o la tradicional llave se irían incorporando en sucesivas ediciones junto con el concurso de catadores, el festival folclórico internacional. Esta renovación contribuyó a consolidar la fiesta y en la misma década de los 70, concretamente en el año 1977, se declara por vez primera Fiesta de Interés Turístico, con motivo de sus bodas de Plata, declaración ratificada en septiembre de 1990 cuando se le otorga el título de Fiesta de Interés Turístico Nacional. 

Aunque los cambios más drásticos se experimentaron ante de los 2000, en la última década también se han producido modificaciones que, si bien es cierto no cambian la esencia de la fiesta, si han supuesto una evolución de las tradiciones. Algunas de ellas, como el nombramiento de las reinas infantiles, han sido suprimidas, en este caso concreto por promover la discriminación de género. Otras que se habían perdido se han recuperado, como el certamen de carteles o el papel del pregonero público encargado de dar el pistoletazo de salida a la fiesta. Mientras que otras tradiciones han ido incorporándose con el paso del tiempo, como es el caso del siempre polémico pero popular botellón o el Túnel do Viño, que nació como un espacio dirigido a profesionales y aficionados vinícolas que quieren catar los albariños en un espacio más tranquilo y menos transitado que las casetas dispuestas en A Calzada. 

 

Festa do Albariño

 

Fiesta pública vs actos privados

La Festa do Albariño es una cita ineludible dentro del caledario festivo gallego debido a su doble vertiente, una más pública y otra más privada. La cara más popular de la fiesta está centrada en una serie de espectáculos musicales y pirotécnicos, exposiciones, competeciones deportivas, degustaciones y todo tipo de actividades que abarrotan las calles de la localidad durante los tres días de fiesta. A lo largo de su historia han actuado en la plaza de Fefiñáns muchos artistas de gran relevancia, incluso internacional, tales como Julio Iglesias, Sergio Dalma, King África, El Canto del Loco, Maná, Juanes, Chayanne, Alejandro Sanz, The Waterboys y un largo etcétera. Pero si hay algo que caracteriza este apartado popular de la fiesta es la tradición de las peñas, que no son más que grupos de amigos de la zona con mucho ingenio y ganas de fiesta. Cada año las peñas diseñan camisetas con lemas originales, algunos relacionados con la actualidad, y vinculados al vino en general o a la propia fiesta en particular. 

Por su parte, la parte más oficial y privada de la Festa do Albariño tiene como principal centro de atraccion Festa do Albariño el desfile del Capítulo Serenísimo del Albariño. Este acto, que se celebra el domingo, último día de la fiesta, sale desde la plaza del ayuntamiento hasta el Pazo de Fefiñáns, en cuya plaza de armas se realiza el acto solemne de nombramiento de las Damas y Caballeros de Honor que promocionarán el albariño allí donde vayan. Son muchos los personajes de relevancia que han recibido tan grato reconocimiento, desde personas relacionadas con el mundo vinícola hasta empresarios y profesionales de prestigio de otros sectores, como actores o médicos. Algunos personajes destacados en los últimos años han sido Horacio Gómez, Marisol Soengas, Gregorio Varela Moreiras, María José Suárez Benítez o José Coronado. El Gran Mestre de la orden es el encargado de presidir el nombramiento. Toca a los elegidos con unas hojas de vid, les da a beber una copa de vino, les entrega la medalla y los viste con la capa del Capítulo. También se hace entrega de las distinciones y nombramientos de Jóvenes Albariñenses, Albariñenses de Honor y Hojas de Plata. Tras el nombramiento tiene lugar la comida oficial en la cual se hacen públicos los tres albariños premiados en el certamen de cata. Unos premios que también son concedidios por la asociación del Capítulo Serenísimo del Albariño, encargada además de encomendar el pregón de la fiesta, que a lo largo de la historia ha tenido como pregoneros destacados a los escritores José María Castroviejo y Álvaro Cunqueiro. 

¿Cómo será el albariño 2019?

Este año la Festa do Albariño estrena su internacionalidad con un calendario repleto de actividades para todas las edades y gustos. Un año complicado de organizar por la proximidad con las elecciones que se celebraron el pasado 26 de mayo. “Non era o ano mais adecuado para planificar cambios moi grandes porque non se sabía quen ía a gobernar despois das eleccións, polo que organizamos unha festa que está encamiñada ao igual que os outros anos. Temos un calendario repleto de actividades distriubuídas por toda a localidade para levar a festa ás parroquias menos céntricas, uns espectáculos musicais que apostan pola nosa cultura galega e un ambicioso plan que pretende solucionar os problemas de tráfico, mellorar a seguridade e reforzar a limpeza” asegura o concelleiro de Cultura, Victor Caamaño. 

Las actuaciones de Treixadura, Javiera Mena, Luz Casal y el concierto de un grupo internacional de música indie servirán de reclamo para atraer a más visitantes a la localidad cambadesa, algo de por sí ya difícil en una fiesta que cada primer semana de agosto reúne alrededor de 200.000 personas en una población de menos de 14.000 habitantes.

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top