Logo de la empresa

Camino de Santiago por Vilagarcía

Redacción revista eSmás | revista eSmás Vilagarcía Nº33 - Verano 2021

Camino de Santiago con la Ruta del Padre Sarmiento a su paso por Vilagarcía de Arousa, Pontevedra.
Camino de Santiago por Vilagarcía

Corría el año 1745 cuando el monje dominico de origen gallego Fray Martín Sarmiento, decidió realizar el Camino de Santiago para ganar el jubileo.

Pero no lo hizo por la ruta antaño más tradicional, la Francesa, sino que optó por peregrinar hasta Santiago de Compostela recorriendo la línea costera de Pontevedra a Padrón. Precisamente, esta experiencia la dejó documen- tada en su libro “Viaje a Galicia”.

Pedro Xosé Balboa, como se llamaba realmente el religio- so, nació en Villafranca del Bierzo pero su familia se trasla- dó a Pontevedra poco después de que naciese y allí vivió hasta que, en 1710, se fue al Convento de San Martín, en Madrid, para tomar el hábito benedictino. Allí estudió artes, filosofía y teología y dedicó su vida a dar clases en varios monasterios diferentes. En su estancia en el Convento de San Martín entabló una relación intelectual con el Padre Feijoo, de quien sería discípulo y con quien combatió la superstición y la ignorancia, pues entendía que era de vital importancia conocer, recuperar y salvaguardar las tradiciones y la cultura popular.

 

El amor que profesaba por Galicia, tierra que le acogió durante su infancia, llevó al Padre Sarmiento a volver varias veces a su hogar infantil. El de 1745 es, en realidad, su segundo viaje a estas tierras después del que realizó en el año 1725, cuando vuelve a Galicia tras terminar sus estudios para visitar a su madre y aprovecha para

recorrer diferentes municipios. El de 1945 es un viaje que realiza aprovechando que abandona Madrid para ser partícipe del Capítulo General de su orden monástica en Valladolid.

Durante esa visita decidió realizar el viaje a pie hacia Santiago para ganar el año jubileo, ya que era Año Santo, y decide hacerlo siguiendo una ruta propia. Fue un camino a lo largo del cual pasaría por diversos pueblos, de lo que dejó constancia a modo de cuaderno de viajes en el citado libro “Viaje a Galicia”. El libro es un reflejo fiel del recorrido que llevó a cabo el monje benedictino, saliendo de Pontevedra el 19 de julio de 1745. Gracias al meticuloso trabajo que hizo documentando sus pasos en este volumen, hoy en día es posible recuperar ese camino y disfrutarlo adaptado al siglo XXI.

Son 190 kilómetros que van desde Pontevedra a Sanxenxo, después a O Grove, Cambados, Illa de Arousa, Vilanova de Arousa y, finalmente, la séptima etapa termi- na en Vilagarcía de Arousa, de donde parte la siguiente, y penúltima, con destino a Padrón. Tiene, precisamente, gran relevancia y protagonismo la comarca de O Salnés en su viaje.

El inicio de esta etapa está en la playa de As Sinas, en Vilanova, para continuar después los pasos hacia Vilaxoán, donde los caminantes aprovechan la visita para descubrir la Iglesia Románica de San Martín de Sobrán, con influencias de las peregrinaciones a Santiago en el ajedrezado de sus ventanas. Pero es el Jardín Botánico Enrique Valdés Bermejo, más conocido como O Castriño, y sus más de 12.000 metros cuadrados el que recibe y da la bienvenida a la ciudad de Vilagarcía a aquellas perso- nas que están siguiendo los pasos de Frey Martín Sarmiento, quien se refirió a nuestra ciudad como Villa García.

En Vilagarcía, la ruta pasa por algunas edificaciones que tienen casi tanta historia como la propia Ruta del Padre Sarmiento, como el Pazo de Vista Alegre, declarado junto al convento monumento Histórico-Artístico Nacional.

Siempre por la costa y sin perder de vista el mar en el horizonte, los caminantes llegas hasta el puerto deporti- vo, donde se encuentran con la playa de Compostela, cuyo final les conduce a Carril, en donde no son pocos a los que se le corta la respiración al ver la Illa de Cortegada y sus impresionantes árboles de laurel de hasta 13 metros de altura, y donde el recorrido pasa por lugares como la Iglesia Parroquial. En total, el recorrido que se realiza en esta etapa es de 13 km, se tardan alrededor de tres horas en recorrerla por completo y es muy accesible para casi cualquier persona, ya que es sencilla y transcurre sin apenas subidas y bajadas. Después, la Ría de Arousa se pierde de vista para continuar el camino hacia el siguien- te destino, Padrón.

Vilagarcía de Arousa no pasa desapercibida en esta ruta que decidió hacer el Padre Sarmiento y cobra un gran protagonismo al ser final e inicio de etapa. Esta variante de la Ruta Espiritual ha ido ganando adeptos en los últimos años, y cada vez son más las personas que optan por seguir los pasos del monje dominico y que dejan su huella en la capital arousana.

No sería esta, de todas formas, la última visita del Padre Sarmiento a nuestras tierras. Entre los años 1754 y 1755 se estableció en Galicia para escapar de la celda monár- quica y seguir, de paso, con su trabajo de recopilación de topónimos, de términos botánicos y de palabras y frases gallegas. En esta tercera ocasión, sin embargo, aunque visitó diferentes lugares de la comarca de O Salnés, como Vilaxoán, O Grove o A Lanzada, no recaló en la ciudad de Vilagarcía.

 

 


Anunciantes en el número actual la revista eSmás:


Scroll to Top