Logo de la empresa

Cofradía de Pescadores San Roque de Portonovo

Redacción revista eSmás | revista eSmás O Salnés Nº11 Invierno 2019

 

Una cofradía sin ánimo de lucro y de ámbito local
Cofradía de Pescadores San Roque de Portonovo

La Cofradía de Pescadores San Roque de Portonovo es una entidad sin ánimo de lucro y de ámbito local. Actualmente está compuesta por 26 embarcaciones (artes menores, cerco y marisqueo) y 128 socios afiliados entre marineros y armadores, ambos representados en los órganos de gobierno de la Cofradía.

Como todas las cofradías, su función principal es representar los intereses económicos y sociales de sus afiliados en particular y del sector pesquero y marisquero en general con el objetivo de garantizar una actividad sostenible en el tiempo. La cofradía es el enlace entre los pescadores y la administración pública. Si bien es cierto que su actividad era mucho más importante en sus inicios, a finales del Siglo XIX, cuando la mayor parte de la población de Portonovo se dedicaba al sector pesquero o agrícola, naciendo la cofradía como un asociación de representación vecinal.

Patrón Mayor

En la actualidad, la cofradía es presidida por Juan José Besada, quien antes de ser nombrado Patrón Mayor de la entidad fue miembro de la junta del colectivo de trabajadores en el sector de artes menores. Su elección se llevó a cabo hace poco más de un año tras la retirada de José Antonio Gómez, más conocido como Joselito, produciéndose así la sustitución de uno de los históricos de estas agrupaciones en la comarca, quién también ejercía hasta ese momento como presidente de la federación de cofradías de la provincia.

Relevar en el cargo a uno de los marineros más queridos en nuestra comunidad, reconocido incluso con la Real Orden del Mérito Civil, no fue una tarea fácil para Juan José Besada. Como él mismo reconoce “Joselito era un patrón que asumía toda la responsabilidad y la carga de trabajo, ahora intentamos distribuir más las tareas con los dos vicepatrones, buscamos crear un grupo de trabajo para fomentar también la participación en las reuniones”, asegura el Patrón Mayor de Portonovo. Y es que las funciones que desempeña el máximo representante de una cofradía son tantas que el propio Besada identifica como una gran traba que la legislación actual no permita la existencia de un Patrón Mayor dedicado exclusivamente a gestionar la cofradía, pues compatibilizar el cargo con el trabajo en el mar se convierte en un gran reto. A pesar de las dificultades del cargo y el relevo, Besada es una garantía para la buena gestión de la cofradía. Es un veterano en el cabildo y conoce muy bien la cofradía desde dentro, incluso está vinculado a la misma por tradición familiar, puesto que su bisabuelo fue Patrón Mayor a principios del Siglo XX.


 

Servicios de la cofradía

La Cofradía de Portonovo es un órgano de consulta y colaboración con la Administración en temas relacionados con la actividad extractiva pesquera y su comercialización. Por este motivo, participa activamente en las diferentes Federaciones de Cofradías a nivel provincial y nacional, defendiendo los intereses del sector pesquero y marisquero para garantizar una actividad sostenible.

Su servicio principal es la explotación de una de las vendedurías más importantes de Galicia en la lonja de Portonovo, donde subasta especies como la merluza, navajas, pulpo, erizo, etc. contribuyendo con ello a la aportación de productos pesqueros y marisqueros de reconocida calidad. Las especies más vendidas en la cofradía de Portonovo son el jurelo y la xarda pintada, con unas cifras que superan los 800.000 kilos vendidos durante este año. La boga, la sardina, y el alcrique son otras de las especies destacadas. En cuanto a la venta de navajas con un volumen de más de 33.000 kilos en el 2019. Sin embargo, esta cofradía también cuenta con dos servicios a mayores que les permite, principalmente, satisfacer las necesidades de la propia cofradía y brindar un servicio al resto de entidades y profesionales del mar.

Gestión del varadero: el puerto de Portonovo cuenta con un varadero para encallar los barcos menores y llevar a cabo la limpieza o reparaciones pertinentes. Es un servicio muy útil para sus propios barcos pero también para el resto de cofradías que no cuentan con las instalaciones necesarias para varar sus embarcaciones, puesto que las tarifas de este servicio ofrecido por la cofradía de Portonovo son mucho más económicas que en los astilleros.

Fábrica de hielo: en el mismo puerto encontramos una fábrica de hielo destinada principalmente a brindar un servicio a los propios miembros de la cofradía. Según indica el Patrón Mayor los beneficios económicos obtenidos de la fábrica son mínimos, pero es esencial para garantizar la calidad y frescura del pescado que se vende en la lonja. Es un hielo específico para entrar en contacto con el pescado y es una buena forma de sustituir las cámaras de frío que consumen mucha energía y dan mayores problemas logísticos.

 

Proyecto educativo

Actualmente la cofradía de Portonovo desarrolla una iniciativa turística y educativa para acercar a la ciudadanía de a pie a este sector tan importante en nuestra economía gallega. Se organizan periódicamente excursiones, principalmente de escuelas, para mostrar el proceso que se realiza desde la pesca hasta el consumo y poner en valor la labor de los trabajadores del sector. Los estudiantes descubren la historia y costumbres de la actividad pesquera de Portonovo, la tipología de embarcaciones, las modalidades de pesca y el oficio de confección y reparación de redes y aparejos de pesca. Las visitas son dirigidas por el Patrón Mayor y se desarrollan en el puerto, la lonja y la Plaza de Abastos, donde se muestra la gran variedad de productos pesqueros y marisqueros que se ponen a disposición del consumidor así como los aspectos que determinan la frescura del pescado y la información que proporciona la etiqueta de calidad.

 

Retos de la cofradía

 

El Patrón Mayor de la cofradía de Portonovo señala dos escollos principales a la hora de desarrollar su actividad, aunque estos no son obstáculos específicos que tiene que afrontar esta entidad, sino que son comunes al resto de cofradías gallegas e incluso españolas.

 

El primero está relacionado con el calentamiento global. Los propios marineros detectan un aumento de la temperatura del agua que promueve la escasez de determinadas especies y el cambio del ecosistema marino, modificando la reproducción de algas importantes que afectan al desarrollo de otras especies.

 

Sin embargo, el reemplazo generacional es uno de los mayores problemas en el sector, puesto que no se está produciendo. La gente joven cada vez más se inclina por otros sectores, especialmente el de servicios. Hace poco más de una década la cofradía contaba con 40 embarcaciones de cerco, que son aquellas destinadas a la captura de grandes volúmenes de especies, como sardinas o jurelos. Estas embarcaciones de gran tamaño requieren una tripulación de 15/20 personas y los beneficios son obtenidos en función de lo que se pesca, motivos que han llevado a la cofradía a pasar de 40 barcos de cerco a los 4 que dispone actualmente. También se han reducido el número de barcos dedicados a la pesca de recursos específicos: erizos, algas, navajas... de los cuáles la cofradía cuenta hoy con ocho embarcaciones. Por último, la cofradía de Portonovo se centra también en la pesca de artes menores, disponiendo de 14 embarcaciones de este tipo que sirven para capturar pescadillas, fanecas, merluzas... La pesca debe estar limitada para ser sostenible pero la ausencia de generaciones futuras que se quieran dedicar a este oficio pone en grave riesgo la subsistencia del sector económico más importante de Galicia.

 

 

 

 

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top