Logo de la empresa

Cómo prevenir la tos canina

María Luisa Fresco | revista eSmás Vilagarcía Nº 3

Consejos para evitarla
Cómo prevenir la tos canina



Con la llegada del invierno llegan también el frío, la humedad y las infecciones respiratorias en nuestros perros. Entre ellas, la más común es la “traqueobronquitis infecciosa canina”, coloquialmente conocida como “Tos de las Perreras”, una enfermedad de origen multifactorial que se caracteriza por ser altamente contagiosa.

La traqueobronquitis es una enfermedad que se contagia por las secreciones o por el aire, y aunque es una enfermedad habitualmente de los perros, los microorganismos que la originan infectan a otras especies animales como los gatos, animales silvestres y pequeños roedores. Además, existen unos pocos casos descritos de contagios de perros a humanos con un sistema inmune comprometido.

El principal signo clínico que encontraremos en nuestras mascotas cuando padecen este proceso es la tos. Ésta se caracteriza por ser una tos áspera, de aparición repentina y que a menudo va acompañada de arcadas, fiebre, apatía, secreción ocular y/o nasal y expectoraciones. La sensación que suele causar es la de tener “algo atascado en la garganta”. Esta enfermedad puede afectar a animales de todas las edades y su gravedad depende en gran medida del estado inmune de cada animal, siendo más grave en cachorros, razas chatas, animales con enfermedades crónicas… Su complicación más grave es la bronconeumonía, que en algunos casos puede llegar a ocasionar la muerte.

Si observamos alguno de estos síntomas en nuestra mascota debemos acudir al veterinario para que prescriba el tratamiento adecuado. Mientras tanto, podemos administrar productos naturales como miel, limón, tomillo o propóleos que aliviarán la molestia. No siempre la tos es signo de traqueobronquitis. Existen muchas otras enfermedades que se manifiestan con tos, como por ejemplo una enfermedad cardíaca, pulmonar, malformaciones traqueales o la presencia de cuerpos extraños en las vías respiratorias.

La mejor forma de evitar la aparición de esta enfermedad es la prevención y para ello la vacunación es la mejor arma. Existe una vacuna específica para la “Tos de las Perreras”, que minimiza los signos asociados a la presentación clínica de esta enfermedad. En caso de viajar mucho con nuestras mascotas, o acudir con frecuencia a parques, playas, exposiciones, escuelas de adiestramiento o lugares donde coincidan muchos perros juntos, la vacunación está altamente recomendada. Si nuestra mascota vive dentro de casa le pondremos ropa de abrigo para salir a la calle, la secaremos al llegar a casa si se moja, evitaremos las corrientes de aire y los cambios bruscos de temperatura. Además, si tocamos a una mascota que la está padeciendo debemos lavarnos las manos y todas las cosas que haya podido tocar antes de entrar en contacto de nuevo con nuestra mascota, si no está vacunada correctamente.

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top