Logo de la empresa

El Cementerio Inglés de Vilagarcía

Victor Viana | revista eSmás Vilagarcía Nº 25 Verano 2019

Con la flota británica rondando Vilagarcía surgió la necesidad de buscar un espacio para los que fallecían en esta zona
El Cementerio Inglés de Vilagarcía

No hay fecha exacta sobre la primera vez que llegó a Vilagarcía la flota inglesa. Lo que si sabemos es el año en que con seguridad ya llegaban a nuestra ría: en 1861, un comerciante de Padrón anotaba en su diario haber gastado 19 reales para ir a ver la escuadra inglesa en Vilagarcía, y desde entonces, todos los años llegaban los marinos ingleses para descansar, gastar dinero, recorrer los alrededores, y sobre todo para cargar comida para sus largos desplazamientos.

Un ejemplo de esto último es lo que cargó el acorazados Nelson en 1928: 18 toneladas de azúcar, 70 tonCementerio Inglés de Vilagarcíaeladas de harina, tres toneladas y media de té, 43.000 latas de leche condensada, 1.600 galones de ron, 5.000 libras de tabaco, además de carne de vaca enlatada, carne fresca, etc. Se sabe por ejemplo, que en 1921, se sacrificaron en el matadero con destino a tres escuadras inglesas surtas en la ría, nada menos que 323 reses, y en ocasiones se cargaban las vacas directamente tal como en 1907.

Con tantos marinos desembarcados y ciegos de vino no eran raros los accidentes, además de los que se provocaban en sus maniobras navales y ello ocasionaba algunos problemas: buscar cementerio, problemas si no eran católicos, desplazamiento al lugar de la ría en que había ocurrido el accidente, etc. 

Por todo ello se hacía necesario tener un camposanto en Vilagarcía exclusivo para la marina de guerra británica. Es por ello, que en el pleno del 11 de junio de 1909 se lee lo siguiente:

“Cementerio británico. Visto el atento oficio del Señor Viceconsul inglés en este puerto, fecha tres de mayo próximo pasado acompañando copia de una Real Orden del Excelentísmo Señor Ministro de la Gobernación para lo que se autoriza al Gobierno de su Majestad Británica para construir en este pueblo un cementerio particular destinado al enterramiento exclusivo de los oficiales y marineros de la flota inglesa que fallezcan en este puerto, por lo que la Corporación le concedería un terreno de objeto mediante el abono de una renta nominal dada………”.

Finalmente, el vicecónsul británico propone al ayuntamiento en julio de 1911, la construcción del cementerio en un terreno en la parroquia de Rubianes, al lado del actual cementerio municipal, “que habrá de ser de propiedad de su Almirantazgo, para dar sepultura a los cadáveres de los oficiales y tripulación de sus Escuadras que fallezcan en puerto o traigan a bordo”.

En agosto del mismo año daba el ayuntamiento su aprobación y tras su rápida construcción, se traen los restos de los marinos enterrados en otros lugares, y que habían fallecido antes de dicha fecha de 1911. La mayoría de estos marinos estaban enterrados en las Malveiras, al lado de la isla de Cortegada, por lo que la gente al hablar de dicho enterramiento decía “el cementerio protestante”, aunque también había algún católico.

La lista de las tumbas del cementerio inglés con la fecha de su fallecimiento es la siguiente:

Nº 1. Desconocido.

Nº2. Guardiamarina Hugh R. Baldwyn. 20 enero 1906.

Nº 3. Marinero Percival José. 2 enero 1906.

Nº 4. Marnero Pattrick Healy. 2enero 1906.

Nº 5. Marinero A. Hollier. 2 enero 1906.

Nº 6. Marinero Alfred Laet. 5 enero 1907.

Nº 7. Artificiero Harold Mounce. 24 enero 1920.

Nº 8. Mayor Richard B.G. Warder. 23 enero 1921.

Nº 9. Aprendiz Clifford S. Slade. 27 enero 1921.

Nº 10. Lugarteniente Foley G. P. Vereker. 14 febrero de 1921.

Nº 11. Lugarteniente de Ingenieros George R. Osborne. 14 febrero 1921.

Nº 12. Marinero G.C.R. Hodgson. 29 enero 1930.

N 13. Timonel Albert Grant. Trasladado de Ferrol. 1918.

N 14. Aprendiz Jas Maurice Brown. 19 enero 1935.

A todos ellos hay que añadir los enterramientos de civiles ingleses:

N 15. Mr. A.S. Lindsay. 5 febrero 1976.

N 16. Mrs. Irene Amadios de Lindsay. 6 octubre 1991.

Hay que anotar, que en ocasiones los marinos fallecidos por accidente, probablemente por su condición especial, tal como pertenecer a familias nobles, fueron llevados a Inglaterra.

A la vista de esta relación de tumbas, lo primero que extraña es que en 1921 fallecieran cuatro marinos, pero esto se debe sencillamente a que fue el año en que más buques de guerra llegaron a Vilagarcía. La prensa simplemente dice que llegaron hasta cien barcos y, por ejemplo, en enero llega una primera flota formada por 9 acorazados, 28 destructores, un crucero de batalla, y tres submarinos. Entre los buques estaba el famoso “Hood” con un desplazamiento de 42.000 toneladas y 1.400 marinos. En esta primera oleada, desembarcaron hasta 16.000 marinos. Una idea de la formación naval es que la mandaban cuatro almirantes, al mando de Sir Charles Madden.

 

"En ocasiones el entierro se convertía en una fiesta" 

 

En ocasiones el entierro se convertía en un día de fiesta para el pueblo vilagarciano, por el largo recorrido del entierro, las personalidades que lo acompañaban, el desfile de marinos, la banda de música, etc. Un modelo de lo que suponía el entierro de un marinero inglés en el cementerio británico puede ser el siguiente reportaje del periódico local “Galicia Nueva” en 1936:

“Jueves 7 de febrero. A las doce y media de la mañana de hoy, entró en este puerto procedente de Gibraltar, el Destroyer Valorous, con objeto de asistir su tripulación al entierro del marinero del acorazado Hood, James Maurice Brown, aparecido en la isla de Arosa. Poco antes de las tres de la tarde, bajó a tierra la dotación del Valorous, acompañada de los jefes y oficiales y el Pastor evangélico. También al muelle de hierro llegaron fuerzas del Polígono Janer de Marín, oficiales del Polígono y numeroso gentío, autoridades, etc.

Se organizó la fúnebre comitiva con el siguiente orden: Banda de música municipal, fuerzas de abordo con armas, Pastor evangélico, autocarroza con el marino cubierto con la bandera británica, marineros del Valorous y Poligono Janer, coronas del Almirante y Estado Mayor, del Hood y familia del extinto.

Asistían también el alcalde de Vilagarcía, el juez de instrucción, el cónsul británico, subdelegado marítimo, capitán de corbeta de Marín, secretario judicial de Cambados, presidente del Club de Regatas, teniente de seguridad, teniente de la guardia civil, jefe de la guardia municipal, etc. etc. con el final de tres descargas de los marinos del Valorous”.

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top