Logo de la empresa

El lujo por el espacio y la luz

Redacción revista eSmás | Revista eSmás Vilagarcía Nº 15

El lujo por el espacio y la luz

Un matrimonio con hijos hicieron una propuesta: necesitaban aportar luz y limpieza a su vivienda. El inmueble, un piso de 400 metros cuadrados y situado en una localización privilegiada de Vilagarcía de Arousa, cuenta con la enorme ventaja de tener unas inmejorables vistas al mar conseguidas desde cualquier posición de la vivienda. En base a sus necesidades y sus demandas, se realizó una decoración total que consiguió a la perfección los objetivos de la pareja y que se puede observar en las imágenes.

En primer lugar, se realizó una distribución de la entrada para otorgarle un carácter señorial, un enfoque que cuajaba perfectamente con sus demandas. Para ello, se forraron las paredes con cuero oscuro y se colocó un gran espejo cuadrado, de unas dimensiones de dos metros y medio tanto de ancho como de largo y con un marco de pan de plata. Además, para realzar este elemento, se optó por integrar en el espacio dos apliques de cristales, también de gran tamaño, que una vez encendidos logran crear un ambiente espectacular.

La vivienda cuenta con dos salones que debían conseguir una identidad diferenciada, y que además diesen servicio a todos los miembros de la familia según el carácter de sus actividades y de sus visitas. De este modo, a uno se le dio una utilidad más informal y, al segundo, un marcado componente social. En este último se colocó un frente de cristal, incluyendo una espectacular cubierta también de este material y con acabados realizados en negro y oro (el oro es una de las últimas tendencias en materia de decoración). Por el contrario, el salón informal se realizó en blanco y negro, pero con un toque de color a través de los sillones. En la zona del comedor, la iluminación fue un elemento fundamental e imprescindible. De este modo, se instalaron dos pies de luz interior, con una tapa superior de cristal traslúcido, y coronado con una lámpara de cristal de la misma colección que las lámparas del hall de la entrada, consiguiendo de este modo dar la sensación de cohesión en la vivienda. Además, le acompañan unas vitrinas empotradas que cuentan con iluminación en pin led.

La cocina también cuenta con una zona de comedor, que está diferenciada del resto de la estancia tanto en sus acabados como en el tratamiento de la luz. Se le ha aplicado una iluminación cálida, para conseguir un ambiente más acogedor, a la vez que se ha optado por abrir una cristalera hacia el salón, de modo que se tradujese en una mayor recepción de luz natural y en transparencia. Como anécdota, el espacio del comedor de la cocina cuenta con frases en vinilo con claras referencias a la educación de los hijos que en todas las cocinas suelen escucharse y que da un toque original a este espacio. En el baño de las visitas se aplicaron líneas actuales, pero con un toque ecléctico. Esta estancia cuenta con dos zonas separadas, las del lavabo y el inodoro, que se encuentran separadas por una mampara de cristal con una fotografía de vinilo y con transparencia. Tanto en el suelo como en las paredes se optó por hacer el mismo tratamiento. El pasillo de la vivienda es muy largo, por lo que se retranquearon las puertas para así poder romper esa sensación de profundidad, además de darles una continuidad con el techo.

Por último, en la habitación principal, de un gran tamaño, se elevó la cama para que el matrimonio pueda contemplar el mar sin levantarse de ella gracias a las vistas frontales de cristal y a la cubierta, en el mismo material, adornada con cortinajes en tonos eléctricos dotados de un sistema de recogida. Sin duda, un rincón en el que el descanso se hace una realidad a cualquier momento del día y con solo alzar la vista hacia las ventanas.



 

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top