Logo de la empresa

Entrevista - Laura Alonso Padín, cantante de ópera

Roi Palmás Cores | Revista eSmás edición Vilagarcía Nº 4

Yo soy música. Nunca digo que soy cantante de ópera, suena raro
Entrevista - Laura Alonso Padín, cantante de ópera



Laura Alonso es una de esas artistas únicas se mire por donde se mire. Única porque no abundan las voces gallegas que brillan encima de los escenarios de ópera en todo el mundo pero única también porque su trayectoria melómana y profesional así la avalan. Ahora, pudiendo echar la vista atrás, recuerda sus comienzos como los de un trampolín que la han catapultado al lugar que hoy en día ocupa, siempre por el camino del trabajo, del compromiso con su profesión y del talento. Nadie regala nada en el exigente mundo operístico y las sopranos siempre han estado en el centro de todas las miradas. Hoy, Vilagarcía y Galicia, pueden presumir de una solista única.

Cómo empezó en el mundo de la música?
Mi abuela materna tenía una voz fantástica, siempre le gustó cantar. Normalmente cantaba en casa, en la iglesia… y mi tío, José Manuel Padín Castro fue un excelente tenor, con una carrera estupenda. Estrenó zarzuelas… en la familia hay muchas voces, la mía, la de mi tía… Yo estudiaba violín y un día se me dio por cantar. Mi padre me regaló un disco y ahí empezó todo.

Y por qué el violín si hay otros instrumentos más agradecidos en los inicios?
Es cierto que el violín es bastante complicado. Yo estaba desanimada. No es como el piano, que donde pones el dedo suena perfecto. Lo curioso es que si practicas mucho, el dedo ya va donde tiene que ir, pero para eso hacen falta cuatro o cinco años y es un poco cansino. Ahora ya no lo toco. Las veces que lo he vuelto a coger me he pasado varios días con un dolor horrible. Es muy cansado. No es una postura natural.

Qué tal se llevaba de pequeña con el solfeo?
Pues la verdad es que me llevo mejor ahora, que lo tengo dominado. Yo entré en el conservatorio con 8 años y a esa edad todo te estorba. Teníamos una profesora que lo daba muy bien.

Y cómo cambia Galicia por Alemania?
Me fui pronto. La Universidad de Karlsruhe es bien conocida y me marché. Los profesores allí tienen sólo 8 alumnos. Son famosos catedráticos, gente importante. No funciona como aquí. Ellos dos años antes deciden ya a quién escogen y a quién no. Se hace un examen que dura ocho días. Eligen casi únicamente a solistas. Tampoco se pone a estudiar música cualquiera porque la competencia es muy grande


Y hay mucha gente de fuera de Alemania?
Sí, la inmensa mayoría. En las universidades alemanas, más de la mitad son chinos, italianos, coreanos… ahora, poco a poco, también hay españoles. Lamentablemente se está yendo mucha gente fuera. Yo creo que los padres de niños que tienen 15 o 16 años ya los mandan a estudiar fuera. Como músico está muy bien saber qué se hace en el extranjero pero es una pena que se marche tanta gente. Espero que Galicia los pueda volver a recuperar de alguna manera. En cualquier caso en España hay muchísimo talento. Fuera se puede trabajar de un modo que aquí no es posible.

Cuántas horas hay que dedicarle cada día a una carrera como la suya?
Las voces son todas distintas. Yo he estado día y noche en la universidad, igual que mis compañeros. En las escuelas hay un cartel de cartón en las aulas y a las 7 u 8 de la mañana suena una alarma y te pones a correr para escribir tu nombre para poder estudiar en un aula. Tienes que estudiar todo lo que puedas, no hay más secreto que ese.

Se puede decir que se ha vuelto ya un poco alemana?
Lo cierto es que yo ya era un poco alemana y ahora me he vuelto más aún. No he sido nunca una persona que hiciese las cosas a la ligera. En el trabajo, por supuesto, aunque en lo personal, antes tenía menos paciencia con la gente y ahora he aprendido a ser más relajada.

En qué idioma sueña?
Creo que en español, pero para mí el alemán ya está al mismo nivel. Todos los días hablo inglés o alemán con alguien.

Hay algún idioma que se le haya atragantado especialmente?
En su momento el propio alemán. Los latinos tenemos que modificar nuestra forma de cantar. Hay que poner énfasis en el acento que ellos tienen porque de lo contrario, suena a español. Fue difícil, aunque lo he superado. Aún así, hay que estar muy concentrada.

Cuando alguien le pregunta a qué se dedica, cómo se lo explica?
Yo soy músico. Nunca digo que soy cantante de ópera, suena muy raro. Digo que estudio música o que soy músico. Voy muy de normal porque me siento muy normal. Es una profesión como otra cualquiera. Quizás sea poco habitual pero no soy ni más ni menos que nadie.

Cómo recuerda los minutos previos a su debut profesional?
Fueron absolutamente terribles. En la escuela te preparan para cantar, y en una clase con tu profesor, estás muy relajada, pero cuando te ves cantando la boda de tu prima te lo replanteas todo…. [risas] afortunadamente todo eso se va, desparece y hoy en día salgo a escena muy tranquila. Mi primer concierto fue un 25 de marzo en una iglesia en Sobradelo. Era un recital en el que metieron un piano de cola y casi tienen que sacar todos los bancos. Toda la familia estaba allí gritando como locos. Yo ya estaba en Alemania estudiando. Cuando acabé de cantar se me acercó un señor que me ofreció un concierto en el Auditorio de Galicia con la Real Filharmonía. Acababa de cumplir 19 años y se puede decir que ahí, con un Stabat Mater de Haydn empezó todo… nunca sabes quién está entre el público.

Ha descartado por completo la docencia musical?
No, de hecho en algún momento, si tengo más tiempo, me gustaría atender a gente que lo requiera, pero en Galicia y en España en general, aunque hay mucha gente estudiando, todavía es difícil pasarse a la parte profesional. A ver si en el futuro hay más gente que estudie canto.

Y existe buena cantera en Galicia?
Sí, Galicia siempre ha tenido voces estupendas, lo que pasa es que no hay mucha infraestructura cultural para el cantante joven. La persona que está estudiando ahora canto, lamentablemente se va fuera directamente.

Se puede decir que, lamentablemente, falta cultura musical aquí?
Sí, claro que falta, pero lo realmente importante es que haya trabajo porque hablar de que haya óperas con el paro que hay hoy en día… hay que ser realista. La clave es que la gente esté bien. Si no se tienen los mínimos, la gente lo pasa realmente muy mal. Eso es lo que tenemos obligación de resolver. Es cierto que la Cultura debe y puede generar recursos económicos. En la escuela de Santiago, por ejemplo, se funciona realmente bien.

Pero falta oferta y por tanto, demanda…
Por supuesto. Cuando yo me fui a estudiar a Alemania no había visto nunca una ópera en Galicia y el día que pusieron un traje para mi primera ópera, me di cuenta que nunca había ensayado así en España. Aquí no hay actividad cultural apenas. El público alemán ve ópera todos los días del año, incluso en los pueblos pequeños. Alemania tiene 87 teatros funcionando todas las noches. Es el país del mundo que más teatros tiene y aquí en España acabamos de cerrar el Palau, le Liceo se va a cerrar, está el Real, han cerrado Jerez… ahora debe de haber funcionando uno o dos y el resto con obras puntuales… no se puede comparar. Aquí la gente no se lee un libreto porque no hay nada alrededor de la ópera… tampoco se le puede exigir al público si no hay infraestructura… Un vez dije: “qué pena que no haya aquí una Traviata” y alguien me respondió: “uy! Pero si ya hubo una hace 18 años”…

Hablemos entonces de su segunda patria. Lo primero, ¿cómo nos ven los alemanes?
Uy! Es delicado. La verdad es que no nos ven bien. Nos ven raros, aunque saben que en España hay gente muy válida y que trabaja muy bien. También he de decir que en todas partes cuecen habas porque allí también hay corrupción, mucha más que antes porque todo ha degenerado bastante. Creo que España, últimamente, da muestras de cambio… pero a los alemanes, como a los chinos, les encanta España. Es un país que gusta un montón y las cifras del turismo lo corroboran.

Y cuánto cuesta una entrada para una ópera allí?
Es muy barato. De 8 a 15 euros. En el Real las hay de 250 euros pero hasta en Berlín y en Múnich las hay muy baratas y continuamente. Ahora en el Real, por ejemplo, están poniendo entradas baratas pero se agotan enseguida, no llegas a ellas. Considero que tiene que haber precios baratos. Están en ello los empresarios, pero es muy difícil atraer a la gente que no conoce a la ópera.

Parece asequible, aunque es de esperar que haya otras franjas de precios, no es así?
Sí, claro. Por ejemplo sacan las entradas de Carmen de toda la temporada y se vende lo de todo el año. Ellos se gastan el dinero en eso. En Fin de Año, hay una cena que es muy cara, algunas de 2.500 euros, con baile y concierto, y en menos de media hora se vende todo… vuelan… no hay entradas!

Y existe la reventa en la ópera?
Por supuesto! Pero además ya lo notas. Siempre hay alguien mirándote… pueden llegar a los 2.000 euros. Entre los 500 y los 2.000 euros. A veces, si hablas con ellos y les dices que eres estudiante, te la deja por 100 euros. Y otras veces, si quedan butacas libres, los acomodadores dejan pasar a los jóvenes estudiantes.

Con qué frecuencia puede ir un alemán a la ópera?
Allí no es raro que la gente vaya todos los días. Hay una compañía de taxis especial que va recogiendo a las señoras, que son muy mayores, con número y las llevan a las actuaciones.

Cómo funciona y cómo influyen los derechos de autor?
Allí son altísimos. Para una orquesta tocar uno o dos recitales puede salir por unos 10.000 euros. Es mucho dinero. En todos los países tienen su propia SGAE y cobran muchísimo dinero, más incluso que en España. Las recaudaciones son inmensas. Hablamos de miles de millones de euros. Hay que pensar que hay 87 teatros y muchos más auditorios que recaudan entre 10 y 15 veces lo que puede recaudar la SGAE en España. Hay muchísima más actividad…

Y es cierto que les fascina la zarzuela?
Sí! La zarzuela es complicada de cantar pero a la gente le encanta. Le gusta muchísimo. Lo curioso de los alemanes que se conocen las zarzuelas. Se ha puesto muy de moda y la verdad es que conocen mucho más que la gente de aquí.

Cuál es la zarzuela más afamada?
Tienen mucho éxito Luisa Fernanda, Doña Francisquita, que son las más solicitadas. La Tabernera del puerto por ejemplo es también muy conocida. La cantan los chinos y los coreanos.

Y entienden el significado?
Sí, tratan de cantarlo como pueden, y lo hacen muy bien. Lo entienden porque se estudian las traducciones. Es casi de repertorio porque Plácido Domingo o Alfredo Kraus lo han cantado en sus discos y acaban en agudo, les encanta.

Se empieza a hablar mucho de los músicos asiáticos. En esto también estamos ante el “despertar del gigante asiático”?
Yo voy mucho a actuar a China y veo que de entrada tienen muchísimos teatros. Lo que es ópera occidental (Mozart, Verdi…) todavía hacen poca pero están empezando y todas las orquestas importantes van allí y de paso a Japón de gira una o dos veces al año. Ahora China está haciendo estos tours y quiere escuchar a estas orquestas, de ellos aprenden, mandan a alumnos chinos a estudiar a esas orquestas. El gobierno chino tiene un potencial enorme e invierte mucho dinero, también en música clásica. Todo lo que viene de Occidente les fascina.

En otro orden de cosas. De los 3 Tenores, te parecían los tres mejores o crees que había mucho de marketing detrás?
A mí, el que me parece que ha sido el mejor tenor, fue Alfredo Kraus, que decidió no estar en ese proyecto. Los 3 eran magníficos, pero aún hace poco tiempo la prensa americana dijo que después de Carusso, el mejor fue Alfredo Kraus y yo estoy de acuerdo. Era un tenor canario que tenía una voz y una técnica excelente. Ha sido el mejor tenor que ha tenido España.

No lo llegó a conocer? Es Usted la ganadora de su certamen.
No, fue mi gran pena. Fui a su concurso, pero cuando íbamos ya en el avión hacia Canarias un coreano me dijo: “Laura, ayer falleció Alfredo” y yo no me lo podía creer… la gente estaba realmente muy mal. Él era el presidente del concurso. A estas figuras no las puedes ver todos los días, aunque estés en la profesión.

Y de entre las cantantes, con quién se queda?
Para mí, sin lugar a dudas, Montserrat Caballé. No tiene calificativos. España no sabe lo que tiene. Ahora la gente sólo se fija en el anuncio de Navidad, pero a mí me da igual lo que haga la señora Caballé porque directamente me fascina… cuando sabes quién es y lo que ha hecho, no hay lugar a dudas. Yo creo que es la mejor soprano de todos los tiempos, y no lo creo solo yo, lo cree mucha gente. Es por su voz y por su talento. Y no sé si va a haber otra igual pero no ha habido nada así nunca. Si se puede reconocer, que se reconozca porque sería bueno que la gente joven sepa quién ha sido Montserrat Caballé…

Y qué le pareció su dueto con Freddy Mercuri en el 92?
Mercuri tenía pasión por Caballé. Realmente si escuchas cosas de ella de joven te quedas atónito. Esas colaboraciones que ha realizado, que tienen un público que no es específicamente el de la ópera, han ayudado mucho a que la ópera y ella se conozcan más.

Y qué piensa de artistas como Michael Bublé, que está a medio camino entre estilos?
Pues me parece estupendo. Cada artista tiene unas necesidades y mientras las cosas tengan calidad y si lo hace porque le gusta, la gente lo recoge y él está teniendo mucho éxito. Me gusta.

Cómo es grabar en estudio para una solista acostumbrada al contacto con el público?
Pues no es nada fácil, pero aprendes mucho. Los medios técnicos que hay ahora son excelentes. La verdad es que hay voces que no graban bien en estudio y es desesperante para algunos. Lo que tú escuchas cuando cantas no es lo que se escucha luego fuera y las máquinas de dicen lo que escuchan los demás. 

Es de suponer que tenga en su discoteca privada la misma obra de diferentes intérpretes…
Sí, claro. Por ejemplo tengo La Traviata 35 veces, pero es que todas son distintas.

Y le piden autógrafos?
Sí, me los piden y me hace mucha gracia. La gente es muy buena y los piden para ellos y sus familiares…

Y en Alemania?
En Alemania también, pero allí hay ya una tradición de esperarte en la puerta, te dan flores, te las llevas al camerino. Allí existe todo un mundo montado alrededor de la música. Te paran en el metro. Una vez hice una ópera en la que hacía de Marilyn con una peluca y me reconoció.

Guarda recuerdos de sus actuaciones?
Sí, lo guardo todo. Tengo mucho sitio para guardarlo, aunque también tiro cosas… te hace ilusión.

Es práctica habitual?
Sí, los trajes, las fotos, los programas, vídeos… todo. Luego te hace ilusión verlo. Tengo grabado el de Sobradelo, el del debut.

Y es cierta esa idea de que entre las sopranos siempre hay ciertas envidias?
[Risas] Hace poco me contaban de dos personas, muy famosas, que sí. Yo no tengo, la verdad. De hecho doy trabajo a mis colegas cuando no puedo ir a algún sitio. Lo considero una obligación y una suerte poder dar el nombre de alguien. Si tengo envidia, desde luego, es sanísima porque voy a ver a las colegas… me encanta. Me gusta mucho ver conciertos, pero sobre todo ver ópera.

Qué música escucha?
Cuando escucho música me tengo que sentar con papel y boli. Ya no puedo escucharla de forma relajada, salvo Mecano… pero la clásica es sólo para trabajar.

Qué opina de los talent show de la tele?
Yo… si a lo mejor a alguien le sirvió para algo, como a los primeros de Operación Triunfo… ole! Pero luego creo que se les olvida rápido. Supongo que a la productora y a la propia televisión les dan una cuota grande de pantalla, pero luego salen del concurso y no llegan a nada. El público sabe que no es nada fácil. Los grandes agentes que apoyaban a los artistas, como pasó con Madonna, ya no existe. Ahora todo depende de ti, de qué quieres y cómo lo quieres hacer.

Alguna manía o rito?
El único rito importante es el de estudiar. Cada uno tiene sus manías y su modus operandi, algunos que yo no haría como el de estar durmiendo hasta las dos de la tarde, entre otras cosas porque en Alemania tú tienes posibilidad de cancelar una función hasta las 12.00 de la mañana. Si no pruebas a las 10.00 no se puede saber. Hay que levantarse temprano y como mucho descansar en una siesta... esta es una profesión muy dura. No te la puedes tomar a la ligera. Tiene unas exigencias que no son para todo el mundo, tal y como ocurre en otras muchas profesiones

Porque hay gente que lo hace…?
Bueno, yo es que creo que hay personas en la profesión que no son conscientes de lo que tienen o que tienen cuerdas vocales muy resistentes, pero si un día no estás bien, a día de hoy no se perdona tan fácilmente que tú no seas responsable y no puedas cantar, porque están todas las entradas vendidas, hay un alquiler de una sala pagada, una orquesta pagada y el empresario puede perder 2 millones de euros en una noche. A día de hoy no todos los teatros tienen sustitutos y puede ser fatal.

Existe algún escenario en particular que todavía no haya pisado y le apetezca especialmente?
Uy! Muchísimos! Además siempre se abren sitios nuevos. Me han hablado del nuevo Teatro del Bicentenario de Guanajuato, en México, según dicen es impresionante.
También en Marruecos han abierto el Gran Teatro de Rabat y también es increíble. Me gustan mucho estos países y ver sitios nuevos.

Y el próximo proyecto cuál es?
Voy a grabar en mayo otro disco. Ya tengo grabaciones de ópera en vivo y en estudio. Es muy importante tener discos grabados para tu carrera, aunque ahora ya casi no se vendan.
Lo cierto es que existe un público para los discos. Yo, por ejemplo tengo muchos y lo considero muy muy importante. Tener un disco es casi como tener un hijo.

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top