Logo de la empresa

ENTREVISTA A LUIS PERNAS

Daniela De Amorín | revista eSmás Vilagarcía Nº30 - Otoño 2020

MISTER UNIVERSO 2014
ENTREVISTA A LUIS PERNAS

Luis Pernas es naronés de nacimiento y vilagarciano de adopción. En su ciudad natal empezó a adentrarse en el mundo del deporte, donde muy pronto triunfaría gracias a su ambición y pasión por la disciplina física. Se convirtió en uno de los culturistas más destacados de España, proclamándose Campeón del Mundo de Culturismo, Mister Universo 2014 en talla Media y Míster Universo en la Categoría Absoluta. Narón también fue testigo de su inmersión en el mundo empresarial a través de la apertura de un gimnasio y una tienda de nutrición deportiva propia. Sin embargo, su consolidación como emprendedor se llevó a cabo en Vilagarcía de Arousa, donde estableció la sede principal de Evofit, la cadena de gimnasios low cost más grande del Norte de España con diez centros repartidos entre Galicia y Castilla y León. Recientemente emprendió un nuevo proyecto en Wonder Company, convirtiéndose en socio y gerente de otra de las empresas del sector más potentes de la zona.

 

Empezaste a entrenar en 1995 y en 1999, en tu primer torneo, ya ganaste tu primer campeonato de España. ¿Cómo y cuándo descubriste que valías para este deporte?

 

Bueno que valía... diría más bien que se me daba bien. Mira yo siempre hice deporte. Primero jugué al baloncesto en el colegio, me gustaba mucho hasta que me quedé en 1,74 y vi que ahí no tenía futuro. Después practiqué ciclismo de competición a nivel nacional, me gustaba muchísimo porque era muy sacrificado y todo lo que es sacrificado e gusta. Porque el baloncesto es más de equipo entonces dependes más de otros para ganar, en el ciclismo también hay un equipo pero más bien depende de ti, del tiempo que dediques tú mismo en tus jornadas maratonianas. Pero de 100 y pico carreras gané sola una, y aunque casi siempre quedaba entre lo 15 primeros no destacaba mucho.

Entonces yo siempre sentí admiración por los físicos musculados, por Arnold Schwarzenegger, y por las películas que nos llegaban en ese momento de EE.UU. En ese momento yo busqué un gimnasio en la zona donde vivía con mi madre y me apunté en uno de ellos. Me gustó, y vi que se me empezó a dar bien.

 

 

 

Y cómo decidiste dar el salto a la competición profesional.

 

Porque me encanta competir. Me gusta la sensación de competir, lo paso bien y disfruto mucho haciendo deporte. Ahora ya no compito a nivel deportivo, pero sigo compitiendo a nivel empresarial por ejemplo. Que está muy bien siempre y cuando lo pases bien de una manera sana y honesta.

 

El culturismo requiere mucho sacrificio y dedicación. ¿Cómo era esa rutina que te llevó a mantenerte tantos años en lo más alto de este deporte?

 

Pues mira yo cuando competía al máximo nivel trabajaba en la Universidad de la A Coruña donde era técnico informático, que es realmente mi profesión. También tenía mi propio gimnasio y una tienda de nutrición deportiva, preparaba a otros atletas y competía. Además en ese momento cuidaba de mi abuela que ahora ya no está físicamente con nosotros y de mi madre, y no sé es cuestión de organizarse. Como le pasa a todo el mundo. El padre que tiene una familia con muchos niños y tiene un trabajo en el que tiene que pasar muchas horas pues es lo mismo. Es cuestión de organización, lo otro son excusas para no hacer nada de tu vida.

 

Tiene un palmarés envidiable por cualquier deportista. Cinco Campeonatos de España, Campeón del Mundo, Míster Universo en 2014 y numerosos torneos en abierto ¿Con cuál de los títulos obtenidos te quedas?

 

Pues mira me quedaría con todas, porque en todas me emocioné y en todas lloré por todo el sacrificio que había pasado. Sobretodo porque había abarcado muchos ámbitos de mi vida personal, también es un deporte que no está muy bien visto en la sociedad, aquí en España, porque en EE.UU sí. Entonces me quedaría la primera vez porque fue una sensación increíble, no sabía como me iba a sentir ahí sobre el escenario y además fueron a verme mi madre, mi madrina y mi abuela. Las vi ahí llorar sentadas en la butaca llorando y eso es algo que a día de hoy me sigue emocionando. Y la última también fue importante porque había pasado un mes y medio desde que había muerto mi abuela y se lo dediqué a ella, entonces ya fue mi despedida.

A pesar de ganar competiciones a nivel nacional e internacional siempre te has tomado el culturismo como una afición o más bien como una forma de vida. ¿Por qué razón?

 

Porque del culturismo no se puede vivir. Es un hobby. En España no vive nadie exclusivamente del culturismo. Tengo algunos amigos que se fueron a EE.UU a probar fortuna y les fue bien. Hay que ser conscientes de que no somos futbolistas ni jugadores de baloncesto. Y aún así en España por desgracia muy pocos deportistas pueden vivir de su pasión por un deporte.

El culturismo es un deporte reconocido por el COI (Comité Olímpico Internacional) aunque no es deporte olímpico. Ahora hay muchas federaciones, mucho embrollo, pero realmente es un deporte como otro cualquiera. Yo durante mis años de competición tuve que pasar dos controles antidopaje que es algo que la gente muchas veces no sabe. Lo que hay que fomentar es el deporte sano, nosotros no somos jueces de nadie ni padre para juzgar a alguien porque practique un deporte a otro.

 

Una vez que abandonaste el culturismo te centraste en tu trabajo de operador informático en la Universidad de A Coruña, donde estuviste casi 20 años. Pero tu ambición te llevó a emprender un nuevo proyecto y creaste un gimnasio en Narón. ¿Por qué decidiste apostar por este modelo de negocio?

 

Porque siempre he estado vinculado a este sector. Empecé como usuario en un gimnasio muy pequeñito de barrio, era el gimnasio de mi entrenador. Y yo por ese momento ya me empezó a surgir el interés de montar un centro grande que fuese importante en la comarca de Ferrolterra y abrí un gimnasio, ahora ya hace más de 16 años, que a día de hoy aún sigue abierto. Creo que hicimos las cosas bien, entonces decidimos expandir este modelo de negocio que tanto me gusta y me apasiona. Porque la cosa es que mi horario laboral era solo por la mañana, tenía toda la tarde libre y era una forma de aprovechar ese tiempo y estar ocupado en algo. Ahora mismo allí en la comarca tenemos cuatro gimnasios.

 

Claro, porque tu empezaste con este gimnasio pero luego lo integraste dentro de Evofit, una cadena de gimnasios low cost que creaste y que se acabó convirtiendo en la más grande del Noroeste de España. ¿Cuál es la filosofía de este negocio?

 

Pues muy sencillo. No hay nada como que te venga para la comarca un gimnasio low cost. Nos vino una cadena importante que abrió un gimnasio y muchos de los gimnasios de barrio que había y que ofrecían un servicio más caro, bueno digamos normal, empezaron a tambalearse. Y digamos que el servicio de esta gran cadena no era algo que nosotros no pudiésemos ofrecer o incluso mejorar. Entonces muchos gimnasios empezaron a cerrar y nosotros luego los adquirimos. Digo nosotros porque en este negocio somos dos, mi mujer y yo. Yo veía que nuestro gimnasio si que seguía funcionando, entonces estuve un año y medio observando ese modelo de negocio low cost y analizando sus fallos para intentar mejorarlos. Así pudimos crear una cadena de gimnasios de bajo precio pero con atención personalizada.

Evofit cuenta con diez centros y uno de ellos está en Vilagarcía, concretamente en el Centro Comercial ¿Por qué elegiste esta ciudad para establecer un Evofit?

 

No sé si lo podré decir o no pero la verdad es que nos fueron a buscar. Vieron nuestro modelo de negocio y nuestro primer Evofit nació aquí realmente. Los del Centro Comercial nos visitaron en Ferrol y nos ofrecieron esta oportunidad. Nosotros vinimos a Vilagarcía y estudiamos el mercado aquí y nos pareció buena idea. Además que Vilagarcía nos encantó desde el primer momento. Mi mujer es de Ferrol y yo soy de Narón pero la gente en Vilagarcía nos encantó, nos sentimos tan acogidos como en nuestra zona. Y aquí estamos

 

Evofit no para de crecer, ya hay franquicias incluso en los EE.UU ¿Cuál es la proyección de futuro?

 

Sí, aunque no son negocios nuestros. Es un modelo de franquicia pero son gimnasios propios de amigos y conocidos que tenemos allí y abrieron su propio gimnasio. Allí vamos una vez al año a visitarlos. Con Evofit queremos abrir más negocios propios o franquicias en Galicia. Los centros Evofit son gimnasios funcionales con máquinas de última generación, todas de las mejores marcas de EE.UU y es un servicio low cost que facilita el acceso de la gente al deporte.

 

Lo que está claro es que te gusta Galicia y Vilagarcía porque hace varios meses empezaste un nuevo proyecto con la adquisición del gimnasio Wonder, también situado en Vilagarcía. Aunque es una empresa con una actividad parecida, es un concepto de gimnasio completamente diferente. ¿Cómo surgió esta nueva iniciativa?

 

Pues si te digo la verdad cuando abrió Wonder yo estaba un poco intranquilo porque pensé un gimnasio grande en la misma ciudad... Pero como también era un modelo de negocio tan distinto pues no nos preocupamos tanto. Nosotros seguíamos creciendo con más gente cada día, tuvimos que ampliar el gimnasio, de hecho ahora ocupa dos plantas del Centro Comercial y ya se nos está quedando pequeño, tenemos que ver hacia donde ampliamos ahora. Y bueno hace unos meses recibo una llamada de un empresario muy importante de Santiago que ya conocía, José Ramón García, y me propuso una reunión para hablar con los propietarios de Wonder y él. Los dueños de Wonder, los inversores capitalistas, son una pareja, Ana y Javier, que desde un principio nos cayeron muy bien. Mi pareja y yo nunca habíamos hecho sociedades, pero ellos nos parecen tan buenas personas y honestos que nos animamos a montar una sociedad. Además se mostraron completamente a favor de que nosotros llevásemos la gerencia de la compañía y a ser socios de la empresa, por supuesto. La base fundamental para mi, para cualquier negocio, para cualquier sociedad es confiar en la gente con la que trabajas, y ellos son tan buenos, honestos y transparentes, que creo que va a ser un éxito rotundo.

 

Entonces bajo tus manos están los dos gimnasios más importantes de la ciudad y la comarca.

 

Si, pero son dos modelos de negocio completamente distintos. Evofit continúa siendo un gimnasio low cost, para todo tipo de públicos, para mejorar la salud de las familias. Wonder es un gimnasio premium por las instalaciones, la decoración, el crossfit, y la atención personalizada, que va un paso más allá de Evofit. Yo solo quiero animar a todo el mundo a que haga deporte y cuide su salud, que lo coja con tiempo y que los gimnasios no están para hacer atletas profesionales, sino para que la gente vaya a evadirse de sus problemas, a pasar un rato agradable que al final de lo que se trata es de ser feliz en la vida.

 

¿Cómo ha sido tu vida desde el comienzo de la pandemia?



Pues como gestor de Evofit y Wonder me he tenido que enfrentar a grandes retos durante esta crisis. Justo antes de la pandemia estábamos en récord de clientes desde nuestra apertura. Estaba siendo el mejor año. Una vez que decretan el confinamiento tuvimos que cerrar todos las instalaciones y tuvimos un parón total y los trabajadores todos en ERTE. En ese momento te quedas sin ningún ingreso, sobreviviendo como se puede porque al final soy un autónomo que paga los 400 euros de cuota al mes. El 8 de junio ya pudimos abrir los centros en Galicia y el 23 los de Castilla y León, porque allí aún continuaron más con las restricciones. A partir de ese día ya sacamos del ERTE a todos los trabajadores.

Evidentemente hubo una caída porque la gente tiene miedo y los medios de comunicación no son portadoras de buenas noticias. Pero el mensaje que hay que mandar es que hay que practicar deporte, no podemos dejar el deporte de lado y debemos practicarlo bajo supervisión profesional. El deporte es la mejor medicina preventiva que puede existir para nuestra salud. Lo aprendimos con esta pandemia. Las personas que más lo sufrieron fueron las personas inmunologicamente más débil y con patologías previas. Y para estar sano y fuerte hay que hacer deporte.



¿Qué opinas sobre la obligación de llevar mascarillas en los gimnasios?



Como atleta te digo que creo que hay que diferenciar entre actividades. Hay actividades como pilates o yoga que se pueden realizar con mascarilla sin llegar a tener fatiga, con otras actividades de alta intensidad ya es más complicado porque el nivel de fatiga es mayor y con la mascarilla se puede llegar a un estado de hipoxia, que es verdad que es un método entrenamiento que se realiza y es muy útil para mejorar la capacidad pulmonar, pero no siempre se puede realizar. Nosotros hemos formado a nuestros monitores en este tipo de entrenamiento para que ayuden a nuestros clientes y también hemos disminuido la intensidad de ciertas actividades.

Yo como empresario y atleta no estoy en contra del uso de mascarilla, pero si considero que es contraproducente porque la mascarilla en cuanto se moja o humedece pierde su efecto. Además en nuestros gimnasios ya estamos apostando por el control de aforos, con un 50% de la capacidad se cumple sobradamente con la distancia de seguridad.



¿Para finalizar, cuéntanos como te mantienes en forma tras la retirada?



Tengo que decir que peso 35 kilos menos de lo que pesaba. La masa muscular baja en cuanto reduces la alimentación y frenas el entrenamiento diario. Aún así me mantengo en forma porque es algo que me gusta. Cuido mi alimentación y entreno tres días a la semana por una cuestión de salud y obviamente no puedo vender algo a mis clientes que no cumplo. Tengo que dar ejemplo en ese sentido. Ahora tengo 45 años y espero mantenerme así toda la vida y ánimo a todo el mundo a hacer deporte para sentirse bien.

 

 

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top