Logo de la empresa

Entrevista a Pedro Muñoz, campeón mundial de Kenpo

Fátima Frieiro Santaya | Revista eSmás Vilagarcía Nº 18

Tiene 18 años, es de Vilagarcía y lleva el deporte en la sangre desde muy pequeño
Entrevista a Pedro Muñoz, campeón mundial de Kenpo

 

Tiene 18 años, es de Vilagarcía y lleva el deporte en la sangre desde muy pequeño. Pedro Muñoz Fole tiene, desde hace unos meses, el orgullo de ser Campeón de Mundo en Armas y defensa Personal y doble Subcampeón del Mundo en Kata y Combate en Albufeira en 2017. Es una de las jóvenes promesas del Kenpo en España y un competidor nato desde muy joven. De hecho en su palmarés hay también diferentes campeonatos de España y a día de hoy está reconocido como “deportista de alto nivel” por la Xunta de Galicia. A juzgar por su tesón y su entusiasmo, lo mejor todavía está por llegar.

De pequeños todos los niños sueñan con ser futbolistas, al menos en España. Supongo que tú no soñabas precisamente con el kenpo...

No, la verdad es que no soñaba con el kenpo... Es cierto que a esas edades pues lo que a los niños les gustaría es ser futbolistas. Yo desde muy pequeño empecé en el kenpo, con cuatro años. Me gustó y seguí y hasta ahora.

¿Cuándo fueron exactamente tus comienzos?

Pues con cuatro años. Cuando nos vinimos a vivir a Vilagarcía fue mi madre la que me motivó a empezar, más que nada para que hiciese algún tipo de actividad. Al final me gustó y después continué y ya lo seguí practicando por mi cuenta.

¿Conocía tu madre qué era el kenpo?

No, mi madre no sabía lo que era. Ella vio una publicidad en un gimnasio y preguntó y vio que podía ser una actividad buena para niños pequeños porque favorece la psicomotricidad. Fue entonces cuando se convenció de que podía meterme ahí para que empezase a hacer algo de deporte.

Y es que es cierto que el kenpo no es una modalidad deportiva conocida por todos. Para aquellos que todavía no hayan oído esta palabra... ¿Cómo se lo explicarías?

La traducción de la palabra kenpo al español es “ley del puño”, digamos que es el método “ley del puño”. En concreto es un arte marcial en el que el objetivo es fundamentalmente que la persona que lo practica, si se encuentra en una situación en la que tenga que defenderse en la calle, pues que sea capaz. Además de eso también inculca valores muy importantes.

Digamos entonces que es un arte marcial asociado directamente con la defensa personal...

Sí, es una disciplina asociada al kárate, pero enfocada directamente a la defensa personal. Luego también hay el ámbito directo de la competición.


 

“estuve siempre muy motivado con el kempo, desde muy pequeño”

Tenías solo cuatro años, pero... ¿Cómo fueron esos primeros años de entrenamiento en el gimnasio? ¿Cómo los recuerdas?

Pues yo los recuerdo con otros amigos en el tatami jugando y aprendiendo y siguiendo el ejemplo de otra gente que veíamos que estaba llegando lejos. De hecho lo que intentábamos era, precisamente, llegar a donde estaban ellos. La verdad es que estuve siempre bastante motivado con el kenpo desde muy pequeño. Yo creo que fue una edad buena para coger una base como la que tengo ahora.

Y en esos momentos, ¿había muchos alumnos en esta modalidad deportiva?

Pues en la clase en la que estaba yo éramos bastantes, pero no tantos como somos ahora. De hecho aquí en Vilagarcía, en la actualidad, practicamos el kenpo alrededor de 80 personas. Después en otras escuelas próximas como pueden ser las de Vilanova, Baión o A Illa pues también hay una buena cantera gracias al trabajo que se hace desde las ANPA de los colegios.

Teniendo en cuenta tu experiencia... ¿Crees que los cuatro años es una edad buena para empezar a practicar el kenpo?

A ver, lo que nuestro profesor hace es coger a los niños desde muy pequeños para que empiecen a practicar algo de deporte y, sobre todo, ir adquiriendo pues coordinación y mejor psicomotricidad. En esos inicios pues no se hacen las cosas tan enfocadas a lo que es el kenpo. Para empezar lo que es ese arte marcial es ya mejor un poco más tarde.

Empezaste en el kenpo como parte de una actividad extraescolar. ¿En qué momento diste el salto para la práctica de este deporte ya a nivel competición?

Pues cuando llevas un tiempo poco a poco el entrenador nos va proponiendo ir a campeonatos. Solemos ir todos. Son primero campeonatos entre clubs, luego regionales y ahí vamos subiendo. Cuando ganas un regional y te dicen que puedes ir al de España pues te motivas un montón. Luego cuando llegas al de España y ves que vas consiguiendo más y más tu motivación es seguir ahí y llegar todavía más lejos.

Lejos y, por ejemplo este año, al Campeonato del Mundo. ¿Cómo fue esa experiencia y, además, resultar ganador? ¿Ibas con pretensiones?

A ver, siempre vas con un poco de ilusión y con la esperanza de que puedas ganar algo. Cuando vi que iba pasando rondas pues me sorprendió y, bueno, pues el nivel era bastante alto. De hecho en la parte más técnica es donde destacamos más los españoles. En la fase de combate son selecciones como la de Rumanía o la de Hungría las que están muchísimo más preparadas y entrenadas. Es por ello que en ese tipo de campeonatos el nivel es muy alto como es de esperar.

Competir en un mundial es estar ya a un nivel muy alto. ¿Cómo se entrena uno para este tipo de competiciones?

Pues yo tengo la suerte de que tengo el entrenador en casa, por lo que me preparo bastante, prácticamente todo el rato que quiera. Los entrenamientos programados son los lunes, los miércoles y los viernes y tienen una duración de una hora u hora y media. Es verdad que si uno quiere mejorar pues hace cosas por su cuenta. De hecho yo cuando tengo campeonatos pues suelo dedicarle más horas. Cuando estamos en tiempo más de descanso pues voy solo a los entrenamientos programados, pero cuando se acercan campeonatos le dedicó bastantes más horas.

A mayores de lo que es la preparación física... ¿Es necesario un cuidado a nivel alimentación para obtener un buen rendimiento?

Pues eso depende un poco de la rutina que lleve cada uno en su vida. Si es una persona que no suele cuidarse mucho a la hora de comer pues tendrá que estar más pendiente antes de los campeonatos. La verdad es que no es mi caso porque yo me suelo cuidar siempre, de ahí que en eso no tenga problema.

Generalmente se asocia el kenpo al concepto de individualista y de un deporte ajeno a lo que es el equipo. ¿Compartes esta misma visión tú que lo vives desde dentro?

Pues yo la verdad no lo creo. De hecho hay categorías de competición que se hacen por equipos. Es verdad que la mayoría de las categorías son individuales, pero yo creo que si no tienes un buen equipo detrás pues no vas a entrenar igual. Mi experiencia me dice que siempre tienes que tener a alguien que tire de ti y que te motive en los entrenamientos. Yo creo que si no hay un buen ambiente, una buena piña en tu propio club pues es difícil que entrenes o compitas igual. El equipo es importante.

el equipo es importante”

España es un país que apuesta mucho por el fútbol, también a nivel financiación. ¿Existes las mismas facilidades para el kenpo?

Por ejemplo para lo que fue el Mundial el departamento de kenpo nos pagó el hotel y la inscripción al campeonato. Después cada deportista tuvo que pagar su viaje, pero bueno, sí hay ayudas de administraciones que se consiguieron y tal.

Estás distinguido como deportista de “Alto Nivel” por la Xunta de Galicia... ¿Cómo se compatibiliza este nivel tan alto de entrenamientos con los estudios ordinarios?

A ver, si quieres compatibilizarlo se puede. Es cosa de ponerse con las dos cosas y repartir bien el tiempo. Esta claro que si estás a un nivel muy alto pues no le puedes dedicar igual todas las horas que quisieras a los estudios. Aún así yo creo que puedes hacer perfectamente las dos cosas. 

Está claro que el kenpo te gusta, pero... ¿En algún momento te propusiste practicar otro tipo de arte marcial?

Sí, siempre tuve curiosidad en probar algo nuevo. Con nuestro entrenador siempre abarcamos muchos campos e intentamos ampliar fronteras e ir a otras disciplinas dentro de la defensa personal. Yo estoy contento con el kenpo y con mi entrenador, Mario Hermo. Curiosidad siempre he tenido, pero tampoco no mucha.

Imagino que tu mundo no solo es el kenpo... ¿Qué te gusta hacer cuando no entrenas?

Pues salir con mis amigos, la
fiesta también me gusta bastante... salir a tomar algo y jugar al baloncesto.

¿Cuáles son tus retos de futuro?
Pues poder seguir entrenando bien a pesar de tener que irme fuera, por motivo de la universidad.
Quiero intentar seguir siendo convocado por la Selección y a ver si el año que viene en Budapest puede revalidar el título en el Mundial. Es cierto que me queda un año muy duro.                                   

Puedes ver el vídeo de la entrevista completa en la sección eSmás TV     
           de nuestra edición digital: www.revistaesmas.com

 

  ¿Te ves en un futuro dedicándote al mundo del deporte?

Pues la verdad es que sí. En principio mi intención era estudiar Fisioterapia, pero no entré. Entonces voy a optar por estudiar INEF. Al acabarlo pues veré qué rama me gusta más. Pero sí ya tengo en mente pues montar una escuela o un club por mi cuenta, seguir vinculado a esto.

¿Crees que hay potencial en Vilagarcía en lo que es la práctica del kenpo?

Yo creo que sí, que viene una muy buena generación detrás y que puede llegar muy lejos. Siguen entrando niños pequeños que son los que más hay y la idea es más que nada tener una buena base para el futuro.

“tengo en mente montar una escuela por mi cuenta”

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top