Logo de la empresa

Entrevista a Teo Cardalda, músico autor disco poemas Valle-Inclán

Redacción revista eSmás | revista eSmás Santiago Nº4 - Año 2021

Entrevista a Teo Cardalda, músico autor disco poemas Valle-Inclán
Entrevista a Teo Cardalda, músico autor disco poemas Valle-Inclán

Entrevista a Teo Cardalda, músico autor del libro-disco musicando poemas de Valle-Inclán

“Claves líricas. 9 poemas musicalizados de Don Ramón María del Valle-Inclán” es el último trabajo del músico Teo Cardalda, ex Golpes Bajos y miembro del dúo Cómplices. Se trata de un libro-disco en el que musicaliza una selección de poemas del literato gallego en su faceta más desconocida, la poesía. Lo hace acompañado por el nieto del intelectual, Javier del Valle-Inclán, y su primero, Teodomiro Cardalda, historiador aficionado.

 

¿De donde viene tu pasión por la música? ¿Ya desde la infancia?

 

El primer amplificador y guitarra me lo trajo un amigo de mi padre, que era navegante, desde Japón, y lo recogí en Vilaxoán de Arousa, donde veraneaba de pequeño. Yo empecé muy pronto y decidí, gracias a mi padre, que quería dedicarme a la música. Y, justamente, esta zona también tiene mucho que ver con eso.

 

¿Recuerdas la primera vez que te subiste a un escenario?

 

Sí, tenía más o menos 9 años y fue en Vigo. El Liceo de Bouzas había organizado un acto con una serie de actividades y subí con la guitarra a cantar un tema de Mocedades.

 

Y con solo 20 años, en plena movida viguesa, Germán Coppini y tú formasteis Golpes Bajos.

 

Después empecé a navegar en la ilusión de convertirme algún día en músico, en poder vivir de lo que haces. Eran tiempos de muchísimos sueños e imaginación, creo que mucho mejores de lo que son ahora para la gente que quiere salir y asomar la cabeza. Porque ahora se ha convertido todo más en negocio puro. En aquel momento el principio fue maravilloso, las sensaciones... El ligar, porque al final la gente se mete en la música para eso [ríe]. La verdad es que fue todo absolutamente inolvidable.

 

 

¿Cómo y cuándo surgió la idea de crear Golpes Bajos?

 

Coincidimos en el colegio. Germán ya estaba en Siniestro Total y ya tenían bastante cobertura. Ahí se produce la ruptura de él con Siniestro para formar Golpes Bajos conmigo, cosa que creo mucha polémica, porque éramos diez personas los que estábamos peleando por tener visibilidad. Y vaya visibilidad que tuvo Vigo. Si ahora analizas lo que pasó, es alucinante todo lo que se montó y la repercusión que tuvo una ciudad como Vigo, aunque siempre ha sido una ciudad tremendamente especial. Yo he estado 30 años en Madrid, ahora he vuelto para aquí con la disculpa de la pandemia, pero la verdad es que ya es para quedarme.

 

No se vive igual...

 

No, yo creo en las provincias ahora más que nunca. Sí que voy a Madrid a hacer lo que tenga que hacer, pero quiero que mi cuartel general esté en Galicia y, más concretamente, en Vigo.

 

¿Qué crees que fue lo que hizo tan especial a aquella época de la movida viguesa?

 

Es como con la música. Yo, que llevo toda la vida haciendo canciones, nunca sé a dónde va a llegar cada una. Porque la música no es matemática, no es química. Hay alguna composición que la ha rozado, como Antonio Vega, por ejemplo, que rozó la matemática musical en ciertas canciones. Pero nunca sabes qué es lo que va a pasar. Y creo que ese es también el morbo de esta profesión, es una situación en la que siempre te sientes en una cuerda floja, sin redes. Y todo eso tiene muchísimo morbo, artísticamente, económicamente, etc. Y creo que eso no hay dinero que lo pague, al menos para mí. Esa sensación de apostar por cosas que no son tangibles, que están flotando y, de repente, hay una unión de algo en el universo. ¿En Vigo? Realmente había gente de muchísimo talento, había muchísimo desparpajo, confianza en uno mismo y muchísimo de no importar nada el qué dirán. Y ganas de libertad, aunque decirlo ahora sea un poco peligroso, pero sí que las había. Y, de repente, Vigo se convierte en el foco de interés de toda España. Incluso unos chavales provincianos como nosotros nos encontramos en Madrid cenando con Olvido y con Carlos Berlanga en su oficina. Era todo muy romántico y un poco surrealista.

 

Y a finales de los 80 llega Cómplices. Han pasado más de tres décadas y seguís al pie del cañón. De hecho, publicáis un disco nuevo en los próximos meses. No todos los grupos consiguen esto, ¿cuáles crees que son las claves que os han ayudado a llegar hasta aquí?

 

Creo que son las mismas que las de la movida. Mucha confianza en unos mismos, un intento de honradez artística constante a la hora de hacer los trabajos y, sobre todo, creer en lo que haces y mantenerte fiel a lo que quieres hacer y a ti mismo. Es una pena que, ahora mismo, grupos emergentes que intentan salir no tengan la ayuda que nosotros tuvimos. En esos momentos sí que había A&R en las compañías, personas preparadas y que sabían de marketing pero siempre poniendo por delante la calidad, el trabajo y la honradez. Ahora mismo tú vas a una compañía con un proyecto nuevo y les piden que lo escuchen y lo primero que te preguntan es cuántos seguidores tienes. Es todo muy diferente ahora, ha perdido un poco de autenticidad. Antes era sentirse arropado por comerciales y por gente a la que, aunque tengas que darle un porcentaje de lo que ganas, está más justificado si haces balance de dónde estás y dónde empezaste.

 

Se aproxima un disco nuevo de Cómplices. ¿Se puede adelantar algo?

 

Ha sido un año de mucho trabajo obligado. Creo que todo este parón que ha conllevado la pandemia nos ha obligado a prescindir de la vida social, que es una actividad que siempre nos preocupa a los músicos. Y este año nos ha permitido a muchos sentarnos con nosotros mismos, reflexionar y, por supuesto, componer, escribir, leer y hacer cosas que normalmente no haces tan concentradas en un tiempo tan corto. Con Cómplices tenemos un disco nuevo estupendo, todo con canciones inéditas que, en el momento en el que pare con Valle-Inclán, va a salir adelante.

 

Hablemos ahora del libro-disco, “Claves líricas. 9 poemas musicalizados de Don Ramón María del Valle-Inclán”, en el que musicalizas canciones del literato. ¿Cómo surgió este proyecto?

 

Surgió en Arousa, con María [Monsonís], Pancho [Javier del Valle Inclán] y mi primo Teo [Cardalda Fernández] hace ya cinco años. Yo estaba produciendo a una chica de Vilagarcía con un disco de poesía gallega y, al acabarlo, empezaron a plantearme hacer algo. Claro, Pancho es el nieto de Valle-Inclán, con acceso a toda la información del poeta, su poesía, etc. Y, la verdad, es que Valle-Inclán es uno de los iconos de la literatura más importantes a nivel nacional y en Galicia, que aquí somos muy de cuidar nuestras cosas. Empezamos a hablar y, al final, salió una recopilación que se llama igual que el álbum, Claves Líricas, de la que María eligió 11 poemas. Yo me puse a trabajar y me costó mucho al principio. Hubo momentos incluso en los que tiré la toalla, pero al final, tras unos años, llegamos a buen puerto. Después me encontré con Altafonte, que quería hacer un diseño maravilloso. Es decir, que el disco, además de las canciones, tuviese un contenido literario importante con documentación, fotografías, láminas, dibujos, etc. Y es un poco lo que ha salido, que es un libro-disco maravilloso que está funcionando sorprendentemente bien.

 

"la música no es matemáticas, no es química"

 

No es la primera vez que te atreves con Valle-Inclán. Ya en 2011 participaste con María en una serie de conciertos por el 75 aniversario de su muerte, ¿no?

 

Sí, pero era ya el preludio de todo esto. La realidad es que el trabajo estuvo acabado hace un par de meses, cuando salió el libro-disco, pero antes sí que ya estábamos haciendo cosas y enseñándolo. Yo me enteré después de una cosa maravillosa, porque conozco a el que era la pareja de Cecilia cuando falleció, y me comentó que ella estaba musicalizando a Valle-Inclán antes de morir.

 

Está claro que Valle-Inclán despierta interés en la gente. Es un personaje especial de nuestra historia.

 

Es un personaje tremendo. Durante estos años yo me he metido en él, y es un iconoclasta, un tío que podría ser perfectamente también un miembro de la movida, de la viguesa y de la madrileña. Es una persona que no te dejaba nunca a medias, controvertida y no demasiado reconocido como poeta, aunque sí como literato y dramaturgo. Pero la realidad es que su poesía es brutal.

 

 

¿Te ha permitido este trabajo conectar con él más profundamente?

 

Totalmente. Es un punky de la época, un tío que tuvo una vida muy complicada y difícil, pero que tenía asumido que debía ser así y que él la quería así. Me refiero a sus encontronazos con compañeros, su separación con Josefina Blanco, sus apoyos a comunistas y anarquistas, pero siendo a la vez clasista. Es una persona que hay que analizar muy detenidamente y muy, muy profunda.

 

¿Cómo se traen poesías de hace 100 años al siglo XXI? Porque sonar, suenan completamente actuales.

 

Creo que ahí el problema es del mundo, que debería haber mejorado y no lo ha hecho. Debería ser como decía Huxley, un mundo absolutamente rodeado de confort y de justicia y, sin embargo, va a peor. Este ha sido un año absolutamente esperpéntico. Social y políticamente hemos visto cosas increíbles, que nunca pensamos que podrían pasar: el ataque al Capitolio, las colas del hambre, las peleas entre políticos, los tuits públicos de mucha gente... Todo eso tiene que ver con la poesía de Valle-Inclán. Él no se equivocaba pero, si lo levantaras ahora y tuviera una visión general de lo que está pasando, entendería a la perfección que toda su poesía es absolutamente actual. Lo bloquearían en Twitter y sería máxima audiencia en alguna entrevista televisiva.

 

Y entre cada canción podemos conversar con Valle-Inclán en unos interludios en los que tú das voz al literato. ¿Cómo surgió esto?

 

Es precisamente esa idea de levantar a don Ramón de la tumba y ponerlo en este mundo, darle un periódico, que leyera un rato, y dejarlo que hablara. Esos textos son un nexo entre los poemas pero representan precisamente eso. Creo que sería tremendo, ponerlo en un escenario y pedirle que diese su opinión sobre cómo se siente hoy en día. Y es esta parte la que va a permitir hacer una obra de teatro musical.

 

¿Es un proyecto que ya está en marcha?

 

Próximamente me voy a reunir con personas que saben mucho de esto y me gustaría poder hacer una obra como él se merece. Hay que enseñarlo, hay que cantar sus poemas, pero es posible hacer algo un poco más completo, de tal forma que un actor haga de él y vaya paseando por el escenario contando sus experiencias y qué es lo que siente en este momento.

 

 

En este libro ha sido muy importante la colaboración con Javier del Valle-Inclán, nieto del literato, bibliotecario en la Biblioteca General de la Universidade de Santiago de Compostela y autor de numerosas obras.

 

¿Qué ha significado para ti participar en este proyecto?

 

La oportunidad que nos dio Teo Cardalda no se podía rechazar. Era colaborar con él en engrandecer, en la medida de lo posible, esta magna obra. Y ha supuesto un acicate y un agradecimiento hacia él.

 

Hay un proceso de investigación detrás sobre la figura de Valle-Inclán.

 

Si y, además, gracias al primo de Teo, a Teodomiro Cardalda, hemos puesto en valor una localidad olvidada en el mundo valleinclanesco que es Vilaxóan de Arousa. Tiene cierta importancia, porque la ruta de Romance de Lobos transcurre en el antiguo ayuntamiento constitucional de Vilanova de Arousa, que lo fue hasta 1913. Y en Vilaxoán nació el apellido Valle-Inclán, se estableció Don Francisco de Valle-Inclán, vivieron sus antepasados e, incluso, la familia de Ramón de Valle-Inclán vivió allí, donde tuvo además varias entrevistas, al menos una con un famoso escritor guatemalteco, Enrique Gómez Carrillo, que todavía lo sitúa más allí.

 

 

El historiador aficionado Teodomiro Cardalda Fernández, primo del músico vigués y vecino de la comarca, también ha formado parte del proyecto de elaboración del libro que acompaña al disco.

 

No es la primera vez que buceas en la figura del intelectual gallego. Y tu investigación se ha centrado, sobretodo, en estudiar la presencia de la familia Valle-Inclán en la zona de Arousa.

 

Llevábamos ya unos 14 años investigando. Yo estaba investigando sobre los ancestros de Don Ramón de Valle-Inclán, sobre sus bisabuelos, y vi que estaba todo ligado a Vilaxoán de Arousa.

Recorrí fondos bibliotecarios como una rata de biblioteca y vi que, efectivamente, en el Pazo de Rúa Nova nacieron Don Francisco y José Antonio de Valle-Inclán Santos.

Investigando también descubrí que Don Francisco fue enterrado en el cementerio de Vilaxoán y hace un par de años, cuando era alcalde Javier Gago, le propuso poner una placa en el cementerio, que es la única que hay. Y el abuelo, Don Carlos del Valle-Inclán, también nació en Vilaxoán.

De hecho, con toda esta investigación, hace unos años escribí un libro sobre Don Francisco de Valle-Inclán.

 


Anunciantes en el número actual la revista eSmás:


Scroll to Top