Logo de la empresa

Entrevista a The Cornelius, banda de rock

Fátima Frieiro Santaya | Revista eSmás Vilagarcía Nº 7

Por encima de cualquier idioma está la música
Entrevista a The Cornelius, banda de rock

Llevan la música y el rock and roll en vena y todos ellos se formaron en bandas que llenaron "garitos" en la década de los 90. Son seis y cumplen ahora diez años como "Cornelius", un nombre que se vende por sí solo y que representa el único grupo de música vilagarciano que rompió moldes y traspasó las fronteras. Con tres discos a sus espaldas consiguieron llevarse el primer premio en Musicalia y el tercero en la The Gloval Battle of Bands. Sus directos con su carta de presentación y algunas de sus canciones se colaron en la lista de los 40 Principales. Aunque ahora reconocen estar en cierto "período de reflexión", David "Chiquillo" (voz), Antonio Casado "El Abuelo" y Toni B. Willisch (guitarras), José Vilas (teclado), Andoni Arcos (bajo) y Toni Risco (batería) tienen ya un lugar fijo en la historia de la música y, seguramente, el futuro los espera con algún proyecto bajo el brazo.

En primer lugar, aclarar el nombre del grupo...¿Cornelius o Cornelius 1960? Porque hay quien todavía se confunde a la hora de referisrse a vosotros...
Cornelius, a secas. Lo de Cornelius 1960 fue por un tema estrictamente legal. En aquel momento había un DJ japonés que se llamaba exactamente como nosotros  y cuando sacamos el segundo disco se lanzó en 30 países distintos. Se hizo un Mp3 customizado que se distribuyó en centros comerciales de todo el mundo y el nombre no podía ser el mismo porque coincidíamos en listas y tal... fue entonces cuando tuvimos que buscar un apellido y como el disco se llamaba 1960, pues ahí quedó. El título viene de una canción con letra de "Chiquillo". Él dice que es el año en el que se conocieron sus abuelos, pero no nos lo creemos (risas).

De lo que no cabe duda es de que Cornelius es el grupo vilagarciano que más lejos ha llegado a nivel nacional e internacional ¿Cómo se consigue estar a ese nivel?
Lo primero es tener un medio de transporte que llegue más allás de Catoira (risas). No en serio... probablemente nuestro mayor vehículo en ese sentido fue cantar en inglés. El grupo se creó en Vilagarcía, pero cada uno de nosotros es de diferentes partes de Arousa y por lo tanto en ese sentido también nos sentimos internacionales, incluso interdimensionales.

En España y cantando en inglés... ¿No lo veíais como una apuesta muy arriesgada?
Cantar en inglés en España todavía es un hándicap hoy en día, pro es normal. Habitualmente el idioma en el que hablas es en el que quieres que se comuniquen contigo y el que, al mismo tiempo, mejor recibes. Si aparte de la música lo que escuchas te llega con palabras que entiendas, pues perfecto... pero bien es cierto que por encima de cualquier idioma está la música. No obstante en España continúan funcionando mucho mejor los temas en español.

¿Nunca os han preguntado por la calle por qué en inglés y no en español?
No, no nos conocen(risas).Para aquellos que no os conocen y que todavía están a tiempo de sumarse al movimiento Cornelius. ¿Cómo os definiriáis?
Pues como un grupo de música que intenta hacer buenas canciones. A ver, somos rockeros, nos gusta la noche y somos un poco golfos. Por tanto, si te gusta la golfería y la buena música, a lo mejor te gusta Cornelius.

Vuestro curriculum habla por sí solo y muestra que habéis tocado en escenarios y con gente que probablemente nunca imaginariáis. Incluso podéis presumir de ser profetas en vuestra tierra, dado que habéis estado en Vilagarcía tocando por San Roque en más de una ocasión...
La verdad es que siempre te sienta muy bien que te quieran en casa. Cuando viajábamos por ahí, en escenarios de toda España, siempre hacíamos bandera de donde éramos. Llenabas sitios y decías: "Somos de Villagarcía". Por eso cuando tocas en casa y ves que hay gente que está ahí contigo y te valora, pues siempre gusta.

Entonces tocar en Vilagarcía tiene para vosotros, digamos un toque más sentimental...
Por supuesto. En Madrid, por ejemplo, nos está viendo gente que no conocemos, pero aquí te está viendo tu hermano, tu madre o un colega. Es muy distinto. Bien es cierto que lo que ofrecemos aquí es lo mismo que en China, pero tocando en casa te lo tomas de otra manera. Puede decirse que nosotros ya tenemos el culo pelado y no nos ponemos nerviosos, pero a veces necesitamos dos chupitos de whisky (risas) para situaciones como esa.

Por lo tanto, ¿Son esos chupitos la clave de un buen concierto?
Sí, bueno... realmente las claves son tenerlo todo bien amarrado, pero eso también es importante (risas).
Cornelius estuvo en la cresta de la ola dando conciertos por toda España y ganando importantes premios musicales, pero...

¿Cómo es ese momento en el que el teléfono no suena?
Pues ese es el momento de replantéate tu trabajo y ver si fallas, si es que falla algo. Hay que tener en cuenta que quizás ñas circunstancias no son las más adecuadas. Cuando ves gente más grande que tú que lo está pasando mal pues lo piensas, La música es un mundo muy difícil en general y esta crísis todavía lo ha puesto más complicado en todo lo referente a la cultura . Son momentos en los que se prioriza otro tipo de cosas.

Son muchos los que asocian el mundo de la música a las grandes discográficas con cantidades ingentes de dinero pero el punto de vista del artista acostumbra a ser diferente ¿Se malvive de la música?
Nosotros hacemos música porque nos gusta y disfrutamos con ello. Si nuestra prioridad en la vida fuese tener dinero no nos dedicaríamos a esto, seríamos ginecólogos o tasadores de arte (risas).

Cornelius ha conseguido abarrotar escenarios y todavía decís que no os conocen en la calle...
Sí, vale sí nos conocen. En Vilagarcía y por ahí en algún otro sitio también, pero hubo otros momentos en los que lo notábamos más. Nos tiene pasado de estar tocando en Granada, o en Valencia, en sitios lejos de aquí, y al ver que se llenaban los conciertos nos decíamos: "¿Pero de qué nos conocen?". Nosotros pensábamos que era porque sonábamos en la radio, y ya nos gustaría decir hoy en día lo mismo (risas).
Ahora, con un poco más de perspectiva te das cuenta de que hubo un punto en el que estábamos ahí , en que éramos conocidos. Hay que tener en cuenta que en aquel entonces salimos en la tele, sonábamos en la radio y eso tuvo repercusiones a todos los niveles.
Y eso que cantáis en inglés...
(Risas) Y es que sí. Es efímero entre comillas, porque mantener ese nivel cantando en inglés en España, cuidadito. Realmente es un hito haber llegado a donde hemos llegado porque, aparte de lo que hicimos aquí, traspasamos fronteras en otros muchos sentidos.

Por estas palabras algunos os tacharán de soberbios...
No, no es soberbia... llegamos a trabajar con gente a la que ni siquiera artistas históricos en el mundillo español tuvieron acceso y nosotros tuvimos la suerte de que sí. Gente que, por decirlo de algún modo, son "vacas sagradas". Que ellos creyeran en nosotros fue bestial.

¿Vuestro éxito fue cuestión de suerte?
Se dieron las circunstancias idóneas. Nuestro trabajo con el grupo al principio fue muy importante, no teníamos pretensiones. Eso nos dio muchos frutos que sembramos sin pensar en recoger nada . Gracias al primer disco (Greatest Hits) y a MySpace, que en aquel momento estaba en auge, nos salieron muchas cosas. A nosotros internet nos ayudó un montón. Estábamos en una compañía gallega y la trascendencia era a nivel Galicia. Fue gracias a MySpace como Mick Glossop, un capo del mundo de la industria musical, nos conoció de casualidad y le gustó nuestro rollo.

Y no dudo en venir a conoceros...
Sí, se vino desde Inglaterra a Vilagarcía y le encantó el grupo. Al año siguiente, casualidades de la vida, se dio la posibilidad de poder trabajar con él. Nos íbamos a ir a grabar a Los Ángeles, teníamos el estudio reservado y todo, pero él quería comodidad porque acababa de volver de allí por otra historia. Fue entonces cuando nos fuimos a Cataluña, a Barcelona, al mejor estudio de España y estuvimos allí un mes y medio a cuerpo de rey.

¿Cómo es trabajar con una persona tan influyente?
Ha sido una de las mejores experiencias que hemos tenido, aunque también muy estresante la verdad. Este señor es un grande. ¿Qué le vas a decir a dios? Él es dios, nosotros somos humanos... La verdad e que cuando te gusta una cosa y puedes trabajar en ello a un máximo nivel y con todos los medios a tu alcanza es genial... Cabe recordar que Mick Glossop fue productos de Van Morrison, de Sean O Connor, de los Water Boys...Y es que llegamos a trabajar con gente que hizo mezclas para Madonna, para Michael Jackson , Ramones...

Vamos, lo máximo
Sí realmente en ese momento no eres muy consciente, porque estás totalmente centrado trabajando, pero luego cuando estás tomando unas copas con los colegas y lo piensas te dices: "Caray, aún hicimos cosas". Nosotros ahora llevamos diez años  y mantener un proyecto así diez años es muy difícil. A no ser que te "prostitutas" e intentes ver el lado por donde puede entrar el dinero. Lo cierto es que nosotros , para lo bueno y para lo malo, hicimos lo que nos dio la gana y en eso tuvimos mucha suerte.

¿Qué sería prostituirse para Cornelius a nivel musical?
Pues probablemente sería que en el momento en que nos pidieron un disco en castellano haberlo hecho sin haberlo querido. Quizás ahora estaríamos más preparados para eso, porque ya pasamos otras fases, pero en el momento en el que a lo mejor podríamos haber enganchado a otro sector del mercado y conseguir infraestructura y promoción para mover un proyecto no lo hicimos. No era el momento y creemos que fue una buena decisión no hacerlo.

Y ahora... ¿se os pasa por la cabeza lo de cantar en español?
Si fuese ahora estaríamos más preparados. En aquel momento ni nos lo planteábamos.  "Chiquillo" lleva toda la vida cantando en inglés. Un día lo escuchamos en español y nos dijimos: "somos gilipollas". Podríamos haber hecho lo que hicimos en español porque realmente sonaba bien, lo hace bien, nos lo creemos.

¿Cómo es ese momento en el que os dais cuenta de que vuestras canciones suenan en la radio?
La verdad es que mola (risas). Cuando tu trabajo se hace público y ves la reacción de la gente piensas en todo lo que hay detrás de eso , todo el trabajo, que es mucho. Cuando ves el resultado te das cuenta de que todo ese tiempo empleado mereció la pena.

¿Cómo es el proceso de creación de un tema de Cornelius?
Pues cada uno tiene su estilo. Una canción puede surgir de una pequeña melodía, a raíz de eso se busca más y si alguien no es capaz de acabarla pues busca apoyo de los compañeros y se trabaja en el local, en el ensayo. Antonio trae las canciones muy cerradas, "Chiquillo" también. Todo el último disco y el anterior son de los dos.

¿De los tres discos que habéis grabado, tenéis algún tema fetiche?
Sí, hay varios. Quizá del primer disco fue "Fool forever" que gustó mucho y también "Dragonfly" porque es la que la gente canta en los conciertos y tal... del segundo "1960".

Son ya diez años de Cornelius. ¿Qué cambios ha habido en el grupo desde aquel primer concierto?
Tenemos menos pelo, m´´as barriga y quizá una pérdida de frescura, pero no en cuanto a ganas de trabajar. Lo que pasa es que te das cuenta de la realidad que te rodea en el mundillo y que te come una cantidad de energía tremenda. El trabajo en equipo es básico. Nosotros somos muy amigos, nos queremos mucho y eso hace que nuestro trabajo perdure en el tiempo. En grupos con muchos egos o mucha agitación hay picos y bajadas. Si no hay algo detrás, esto no se sustenta y surgen los problemas.

Fue aquí en Vilagarcía vuestro último concierto, en el parque de A Xunqueira. ¿Cuál fue el primero?
Pues todavía lo hablábamos precisamente el día de esa actuación. Fue en el mismo sitio, en A Xunqueira. Curioso.

¿Alguna superstición antes de subir al escenario?
No, no creo... somos un grupo de pueblo y nada más. Tuvimos un momento de suerte y si en algún momento fuimos algo , nunca nos creimos nada. Creo que esa fue la clave de que no se nos fuese de las manos cuando se nos podía haber ido.

¿Qué citas están marcadas ahora en vuestra agenda?
Lo cierto es que nuestra prioridad ahora son nuestras vidas personales porque estamos en un momento en el que no estamos viviendo de la música. No sabemos qué vamos a hacer. Puede decirse que estamos en un momento de "stand by". Cumplimos diez años y es momento para la reflexión. Nos vamos a tomar un tiempo y probablemente volveremos porque lo que nos gusta es la música y todavía tenemos capacidad para hacer cosas juntos. Tam`poco somos The Beatles o The Rolling Stones. Si mañana desaparecemos no va a haber problema, le va a afectar a nuestra prima o a la vecina de al lado. No pasa nada.

¿Lo personal influye mucho entonces en estos momentos en el grupo?
Simplemente priorizas. Ahora en septiembre íbamos a salir en Alemania, teníamos un contrato para hacer una gira por allí, para darnos a conocer y abrir mercados. Precisamente no la hacemos porque es incompatible con nuestras vidas en estos momentos.

Entonces, ¿Es posible vivir de la música?
Sí es posible, pero se tienen que dar muchas circunstancias. Nosotros llegamos a malvivir de la música. En estos momentos la cosa está muy difícil y realmente tendría que irte muy bien. Cuando tienes que mantener toda una infraestructura, todo legal, ser una empresa, sueldos para la gente, gastos, IVA... porque la música al final cuando generas dinero no deja de ser una empresa y tiene que cuadrar todo muy bien. Los ingresos en este negocio no son regulares y los gastos sí. Con el paso del tiempo si no eres alguien con éxito a nivel masivo es muy difícil mantenerlo.

Vuestro estilo es una fusión de funk, pop, soul y rock.¿Qué música suena en el mp3 de Cornelius? ¿Cuáles son vuestras influencias?
Buff... suena de todo. Realmente somos muy eléctricos. Tenemos gustos en común como la música negra, el soul y el rock clásico, pero luego cada uno tiene sus preferencias. En general ns gusta la música sin demasiadas etiquetas, nos gusta lo que nos llena. Es más una cuestión de "feeling" y de sentimiento que de nombres. Nombres hay muchísimos. Nos gusta cualquier música que sea auténtica, desde MArvin Gaye hasta Peret.

¿Qué opináis de todos estos programas televisivos que generan artistas con buena voz y que ahora están tan de moda?
Pues mira, podríamos ser hipócritas y decir que nos parecen una mierda, porque en realidad nos lo parecen , pero es que nosotros estuvimos en Operación Triunfo. De invitados, pero estuvimos. ¿Con qué baremo mides eso? Todo lo que te pueda ayudar en cualquier momento puede ser lícito. Eso sí, cada uno tiene que elegir su camino y también los pasos que va a dar.

En Vilagarcía hay muchísimos grupos, están ahí los locales de ensayo. Algunos están empezando, otros se reinventan... ¿Qué les diríais desde vuestra experiencia?
No nos sentimos con ningún rollo para decirle nada a nadie. En todo caso nuestra experiencia dice que si estás haciendo lo que te llena y te gusta, pues genial. Si además tienes la suerte de ganar dos duros con ello, pues adelante. Yo creo que lo que se debe priorizar siempre es lo que te llene la vida y si eso es la música, pues perfecto.

Pero seguís ensayando...
Sí, pero para cosas puntuales. No tenemos rutina de ensayos como antes. Hace poco estuvimos grabando canciones nuevas , maquetas, pero es complicado. Cada uno está en un sitio diferente. Uno en Madrid, otro en O Porto, otro aquí... cuando empieza a faltar la pasta para vivir hay que dedicar más tiempo a vivir y menos a esto. Todo es un círculo que lleva a cierta inactividad. Si tuviésemos veinte años todo sería fantástico y nosotros lo pensamos muchas veces. Lo que nos pasó con la edad nos llega a pasar en otro momento y habríamos arriesgado. Nos pilló tarde. En vez de aguantar a las grupies nos íbamos a dormir (risas).

¿Y tenéis material grabado?
Sí, tenemos casi más material grabado si editar que editado. En diez años hemos sacado tres discos y puede parecer poco, pero grabarlo hay muchísimo más. Nosotros siempre hemos sido muy selectivos. Tenemos grabaciones en casa que con los arreglos suenan casi como un disco. Siempre hemos intentado sacar los mejor. Poco, pero lo mejor. Ese ha sido siempre nuestro criterio.

¿Y vuestro futuro?
El futuro es ya. Cornelius está ahí. Si  nos hacen una oferta que no podemos rechazar mañana pues, evidentemente, cogemos la mochila y nos vamos. Bien es cierto que los músicos lo que más nos gusta de esto es el tipo de vida que puedes llevar, viajando. Momentos como, por ejemplo, un martes por la tarde del mes de febrero tus amigos están currando, tú también , pero estás en una furgoneta camino de no sé donde. Es otra forma de vida, pero no es para siempre.

Entonces el mensaje que les lanzáis a los fans es de un punto y seguido...
Claro, no se puede decir que todo se acaba. Lo que hay es un punto de inflexión. Hay que replantearse ciertas cosas. El último disco fue un buen discoy se invirtió en él mucho trabajo y energía, pero no tuvo la repercusión que nos hubiese gustado y no es culpa de nadie. Probablemente lo sacamos en un momento que no era el adecuado o que, simplemente, no era el adecuado para el mercado español. Hay oportunidades reales, como el tema de Alemania, pero ahora es momento para parar un poco.

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top