Logo de la empresa

¿Es positivo regalar mascotas por Navidad?

Emma Blanco | Revista eSmás Vilagarcía Nº 23

La mitad de los niños reconocen haber pedido un animal (sobre todo gatos y perros) por Navidad
¿Es positivo regalar mascotas por Navidad?

La mitad de los niños reconocen haber pedido un animal (sobre todo gatos y perros) por Navidad y prácticamente todos (el 98%) tienen claro que no sonjuguetes. Aun así, los datos se reducen al 60% en el caso de quienes entienden que no son objetos sino seres vivos con quienes construyen vínculos. ¿Qué conceptos asocian a ellos? Primero cuidar, después jugar y, en el bronce, alimentar. Estos son solo uno de los datos que debemos tener en cuenta si estamos pensando en regalarles a nuestros hijos una mascota estas Navidades, sabiendo que serán regalos especiales que les harán mucha ilusión.

No es oro todo lo que reluce, ya que de entre todos los perros y gatos que están en centros de acogida, alrededor de un tercio fueron abandonados después de haber sido regalados. La decisión sobre incorporar un animal a un núcleo familiar no puede ser un impulso o no haber sido estudiada con anterioridad, ya que la inclusión de un nuevo ser vivo va a influir en la manera en la que se desenvuelve la familia y mudará las dinámicas que se establezcan en el entorno familiar durante un largo período de tiempo (los perros viven alrededor de 12 años, y los gatos unos 15).

Por eso, es necesario que la familia al completo esté de acuerdo ya que los animales, además del afecto que les debemos proporcionar, necesitan cuidados cuya responsabilidad debe ser compartida. Para ello, no es solo necesario que todo el mundo tenga claro su deseo sino también su capacidad para ofrecer esos cuidados, habiéndose informado previamente de cuáles son las necesidades del animal en concreto, y también tener en cuenta el factor de que el interés de los niños puede menguar muy rápido.

Una manera de intentar evitar esto último es que los propios niños participen en la búsqueda de la mascota. Así, crearán un vínculo afectivo más fuerte, nos aseguramos de que la elección será la correcta y transmitiremos el respeto a los animales al hacer que estén en contacto con la realidad de los centros de acogida. Las mascotas son un gran apoyo emocional para los niños y, en situaciones como miedo o tristeza, suelen ser los primeros a quienes recurren.

Hay casos en los que no es favorable que la adopción se produzca en Navidad. Es conveniente adoptar a los perros en la octava semana de vida (o, a lo sumo, antes de los tres meses) y en la séptima, en el caso de los gatos, para evitar posibles problemas de socialización permanentes. Tampoco es adecuado en el caso de hogares donde las Navidades sean sinónimo de muchos encuentros familiares: hay un período de adaptación en el que el ambiente debe ser tranquilo, con visitas moderadas y con rutinas bien marcadas.

Si cumples todos los requisitos y te animas a dar el paso, hay miles de animales buscando un hogar en los centros de acogida, por eso te recomendamos que no compres: siempre adopta.

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top