Logo de la empresa

Iglesia de Fontecarmoa, patrimonio vilagarciano

Alberto Martínez Gago | revista eSmás Vilagarcía Nº26 Otoño 2019

 

En este artículo nos adentramos en el templo románico ubicado en la parroquia de San Pedro de Fontecarmoa, construido en sillares de granito sobre el siglo XII-XIII.
Iglesia de Fontecarmoa, patrimonio vilagarciano

La parroquia de San Pedro de Fontecarmoa cuenta con esta hermosa iglesia románicaContinuamos nuestro viaje por la arqueología de Arousa, en este caso nos vamos a parar en la iglesia de Fontecarmoa, en la parroquia de San Pedro de Fontecarmoa, ayuntamiento de Vilagarcía de Arousa.

Se trata de un templo románico construido en sillares de granito sobre el siglo XII-XIII, y por tanto uno de los más antiguos del ayuntamiento de Vilagarcía junto a la iglesia de San Martín de Sobrán. Posteriormente sufrió diversas modificaciones que le dan su aspecto actual. De cronología románica conservamos al menos la zona del ábside, a la cual se accede a través de un arco de medio punto doblado decorado con dos capiteles.

La Iglesia ha sufrido muchas modificaciones, por lo que de cronología románica conservamos solo la zona del ábside


Presenta una orientación este-oeste ligeramente desviada. De pequeñas dimensiones consta de una sola nave y un ábside rectangular, con un cementerio en su parte norte-este. Su fachada principal de líneas y ornamentación sencilla, presenta un arco de medio punto, quizás románico, como puerta de acceso al monumento. Consta también en un plano superior de un pequeño vano con vidriera ligeramente desviado hacia el norte y, remata la fachada, una espadaña con 2-3 huecos para las campanas.

En la cornisa sur del ábside documentamos diversos canecillos o modillones esculpidos con diferentes motivos geométricos, figurativos de animales y antropomorfos, que parecen ser de rollo, una cabeza de buey, quizás una figura humana exhibicionista, o de las denominadas obscenas y otra posible doble figura humana que no se aprecia nada bien debido a la erosión de la piedra, y que parece representar una escena erótica tan común en el arte románico.

Encontramos representaciones muy lúcidas en esta iglesia vilagarciana

En el interior de la nave se documenta una hornacina en el muro de su lado sur con una pequeña escultura de Santa Lucía, representada con la palma y los ojos en el plato en este caso. Una vez en el ábside nos encontramos con otra de las joyas de esta iglesia que son unas pinturas murales del XVI-XVII, representando a San Pedro, San Pablo y La Anunciación, junto a otra representación indeterminada de la que nos queda solo un fragmento con una imagen alterada de una cara, quizás la cara de Cristo. Finalmente, en el centro encontramos un vano que funciona a modo de hornacina con una escultura de Cristo con los brazos levantados y enseñando las llagas.

Anímense a visitarla. Hasta el próximo artículo.
 

Scroll to Top