Logo de la empresa

Juan Trulock, héroe de la aviación británica

Victor Viana | Revista eSmás Vilagarcía Nº 24

Aunque era vilagarciano combatió por Inglaterra y fue declarado héroe tras derribar dos aviones alemanes en 1917
Juan Trulock, héroe de la aviación británica

JUAN TRULOCK, HEROE DE LA AVIACIÓN BRITÁNICAEl que habría de ser héroe de Gran Bretaña durante la Primera Guerra Mundial, y ascendiente de Camilo José de Cela, era hijo de John Trulock Gascott, gerente de la “The west Galicia Railway Company Limited” desde 1880, y de Josefina Catalina Aida Bertorini Jones. 
 
Gracias a las notas del periódico local “Galicia Nueva” se sabe algo sobre su vida en Vilagarcía. Comentaba dicho diario que “decían sus amigos que era un rapaz todo candor, y que lloraba cuando don Roque (Carús Falcón)  el arisco y sabio profesor de Física, le reñía porque se le atascaba una ley óptica. Se afligía cuando la lección de psicología le complicaba el simplismo concepto de la vida y de las gentes. Un gesto hosco de don Joaquín, una sonrisa irónica de don Alejandro, el sonido bronco y metálico de la voz de don Gerardo….hasta las representaciones melifluas del capellán atormentaban al escolar…”. 

Uno de sus amigos, Manuel Lustres Rivas, Maestro de periodistas, colaborador de “Galicia Nueva” en cuya imprenta había editado su libro “Pandemonium”, decía de Trulock que, “estoy viendo a John Trulock con su carita rubia, sus ojos claros muy abiertos, con su pelo dorado muy liso de cosmético, al aire las piernas robustas de deportista. Llegaba todas las mañanas al portal de aquel colegio de Villagarcía de Arosa, acompañado de su hermana, también rubia y blanca, con ojos iguales a los del actual héroe, con el pelo en largas y cándidas trenzas a lo largo de la espalda”. Añadía Lustres Rivas que ante los sentimientos de ansiedad de Juan Trulock por la forma de dar las lecciones sus profesores, su hermana Camila, “tan dulce, tan ingenua, lo consolaba con sus pequeñas cuitas. Más avispada que el, le aclaraba los puntos más obscuros de la asignatura”. Con una mayor comprensión de aquel estrecho mundo de profesores y futuros bachilleres, ella podía al final de las clases reñirle en el pasillo:

“-Tonto. Más que tonto, si don Joaquín no le aludía cuando dijo aquello de que solo los muy brutos son incapaces de interpretar la fórmula de Weber. Y John se convencía de las palabras cariñosas de la hermana y corría para formar en el equipo azul de football”

Lo cierto era que Juanito Trulock, como le conocían sus amigos de colegio, destacaba en todo tipo de deportes y en 1912 ya aparece como ayudante del comodoro en la Junta Directiva del Club de Regatas de Vilagarcía, que presidía el Sr. de Rubianes.
Conforme avanzan sus estudios y los conocimientos que va adquiriendo de su padre en los ferrocarriles gallego, comunica el periódico “La Correspondencia Gallega” que el joven Juan C. Trulock “se prepara para salir a América del Sur en donde se le ha concedido un alto cargo en el Ferrocarril Central Argentino”.

Posteriormente, en un reportaje que la revista “Vida Gallega” hacía a la familia Trulock en 1918, decía el periodista que “el joven Trulock es villagarciano, como varias de sus hermanas. Las ondinas rubias y blancas del mar de la Arosa- John estaba en la Argentina cuando estalló la guerra. Ganaba – un imberbe aun – mil pesos oro. Enfrentaba risueñamente el porvenir.

Y en esto John sintió en su interior la voz de llamada de la patria. Era inglés. Y salió para Inglaterra. Y se alistó como voluntario. Y se hizo aviador. Y fue enviado a Flandes”. La prensa local comentaba que con el inicio de la Primera Guerra Mundial y cuando el joven John Trulock consigue ser admitido como soldado, es enviado a la recién creada arma de aviación y pronto se convirtió en un piloto experimentado.
De repente salta la noticia en Vilagarcía: John, el joven Juan Trulock, es declarado héroe en Inglaterra. Su fotografía sale en la prensa inglesa y en la española. Nada menos que ha derribado en un solo día a dos aviones alemanes en el verano de 1917.


El periódico “Galicia Nueva” hacía el siguiente comentario tras conocerse esta noticia: “los partes británicos, tan sobrios, tan secos, han citado varias veces al aviador Trulock. Recientemente, la cita hace referencia a una epopeya. John, en una de las excursiones aéreas, se encontró solo de repente, en medio de seis pájaros de guerra enemigos. Diestro audaz y bravo, el deportista no midió el peligro ni vaciló en el ataque. Su velívolo (avión), su pegaso de hierro y seda, corrió hacia los corceles del aire en que cabalgaban sus adversarios. Y la ametralladora que montaba el aparato de John fue un trueno y sus balines fueron rayos que partieron dos “aviatiks” alemanes. Luego el velívolo de J. T. avanzó vertiginosamente y pudo escapar a la caza de los cuatro enemigos, que, locos de rabia, llegaban para vengar la derrota”. 

Lista de fallecidos en el combate

La revista ilustrada de Jaime Solá, “Vida Gallega” exageraba bastante el número de aviones alemanes, diciendo que “sobre los campos de batalla vació el odioso contenido de catorce aviones alemanes. Y mereció cruces y galones”.

Conocemos el final de la vida militar de Juan Trulock, gracias a la indicada revista “Vida Gallega” que en septiembre de 1917 daba la noticia siguiente:“Sin embargo, un día, John salió cargado de gloria y de valor a recorrer una vez más el teatro de sus hechos. Su avión fue herido o se perdió entre la niebla. Tuvo que descender. Creyó que caía entre los suyos. Le rodearon unos soldados. Le apresaron. Estaba en Holanda. Fue internado. Fue substraído, contra su voluntad, el arte de la guerra”. 
  
Juan Trulock, volvió a Iria Flavia tras finalizar la Primera Guerra Mundial el 11 de noviembre de 1918, aunque parece que su destino era la lucha aérea, ya que, tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial, se alistaría de nuevo en la RAF, falleciendo en combate el 1º de septiembre de 1938.

Su padre había fallecido en junio de 1919, según la noticia que aparece en “Galicia Nueva”: “Muere Juan Trulock, director de la West Galicia Railway Company. Viuda, Josefina Bertorini. Hijos: María, Margarita, Juan, Camilo, María del Carmen, Ana y Jorge. Hijos políticos: Camilo Cela, Eduardo R. Losada e Iria”. 

 

Tumba de JUAN TRULOCK
 

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top