Logo de la empresa

La cultura en Vilagarcía a principios del siglo XX

Victor Viana | Revista eSmás Vilagarcía Nº 7

Una característica común que tuvieron estas manifestaciones culturales fue que en la mayoría de los casos no hubo intevención oficial
La cultura en Vilagarcía a principios del siglo XX
 
Con la excepción de la creación de nuevas escuelas de Educación Primaria, prácticamente apenas hubo diferencia en las manifestaciones culturales con el periodo inmediatamente anterior de la Dictadura de Primo de Rivera.
Una característica común que tuvieron estas manifestaciones culturales en ambos periodos: que en la mayoría de los casos no hubo intervención oficial - municipal, provincial o estatal - ya que fueron a bien las Sociedades de Recreo en la mayoría de los casos, o algunos partidos políticos, los que solucionaron este problema. Es clara la diferencia con el momento actual en que casi nada se lleva a efecto sin el protagonismo oficial.
Ejemplo de ello es el "Círculo Artístico Mercantil" que tuvo a gala los conciertos de músicos importantes, como el violinista de fama internacional Celso Díaz acompañado del pianista Agustín Ruiz; el barítono J. Abella o el Sexteto Sumatra. También la pintura tuvo su lugar con exposiciones como la de Balbino Costa o la de Manuel Pesqueira e incluso el teatro, tal como la representación de la obra "Juanín el tenorio".
Casi a la par el Recreo Liceo presentaba en 1932 dos conocidas zarzuelas: "A leenda de Montelongo" del vilagarciano Bernardo del Río, con letra de los populares Manolo Rey y Juan Buhigas, y la famosa "Molinos de viento".
Otra conocida sociedad de recreo, el "Nuevo Club", más conocida como el "Casino", presentaba por esa época un concierto del guitarrista Amador del Campo, y poco después una brillante exposición de Manuel Colmeiro.
La "Juventud Cultural de Villagarcía", prácticamente sin sede oficial ya que fue creada en 1931, tuvo el honor de ofrecer un concierto el año de su fundación, del famoso Manolo Quiroga, uno de los violinistas españoles más conocido de todos los tiempos.
El también joven "Ateneo Popular de Divulgación Social" ofreció sobre todo conferencias: José Saavedra Rúa, José Villaverde, el director de la banda de música municipal José Carreras, etc.
Los dos centros recreativos que había en Carril también participaban de la labor cultural, y por ello, el "Club Recreativo de Carril" ofrecía veladas teatrales con obras como "El médico a palos" o "Una casa tranquila", mientras que el "Centro Popular de Carril" se dedicaba más a las conferencias, llevando a Carril a populares personajes de actualidad.
El grupo cultural conocido como "Ultreya", por entonces con bastantes ramificaciones por toda España con igual nombre, trajo a conferenciantes importantes como Antonio Fraguas.
El teatro y la zarzuela fueron dos aspectos del arte con una rica tradición en Villagarcía. Cuanto menos ya en el año 1885 había en el municipio dos teatros: "La Tertulia" y el "Teatro de Alejandro Rebolledo", y en ambos había bastante actividad teatral.
Así, en dicho año se sabe de la llegada de la "Compañía teatral de José Miguel" que ofreció al público vilagarciano obras populares como "La peste de Otranto", "El avaro", "Amor de madre", "El primo y el relicario", "La oración de la tarde", etc. y con precios también populares, que oscilaban entre los cuatro y los seis reales.
También el "Teatro de Alejandro Rebolledo" ofreció en dicho año piezas teatrales de ambiente popular, tales como "El noveno mandamiento ", "Pobre porfiado", etc.
La afición teatral continuó en Vilagarcía en los años siguientes , llegando por ejemplo a representar obras teatrales en 1914 una de las compañías mejores de España, la de Rosario Pino, que junto con la compañía de Matilde Moreno, María Guerrero y la de Margarita Xirgú, constituyen la mejor concentración de talento representativo que ha existido en España en una época determinada.
Las obras que representó la compañía de Rosario Pino estaban triunfando en toda España, y eran además de calidad: "La Malquerida" y "Alma triunfante", ambas de Jacinto Benavente; "Primavera de otoño" de Gregorio Martínez Sierra, y "El genio alegre" de los hermanos Álvarez Quintero.
Por todo ello, no resulta extraño que durante la Segunda República continuara la tradición teatral y que tuvo su máxima expresión cuando llegó a Vilagarcía en el año1932 la famosa compañía teatral "La Barraca" patrocinada por el Ministerio de Instrucción Pública y fundada por Federico García Lorca .
Otro hito importante en la historia del teatro en Vilagarcía fue la presentación en el año 1935 del famoso conjunto de marionetas, "Teatro del Piccoli", fundado en 1914 en Italia por Vottorio Podrecca y Luigi Formaciari.
Este conjunto con el paso de los años haría representaciones por toda Europa y América, llegando a estar 14 años representando sus famosas marionetas sin regresar a Italia.
Otras compañías que actuaron en aquellos años, fueron, un cuadro teatral formado en Sanxenxo, y otro también de aficionados, formado por estudiantes de la Universidad de Santiago, y que representaron una adaptación escénica de la conocida novela "La casa de Troya".
Eran los años en los que la vilagarciana Alejandrina Loureiro triunfaba como soprano en Argentina, mientras que la cambadesa Matilde Vázquez era proclamada "Miss Teatro de Barcelona" y triunfaba con la compañía lírica de Luis Calvo.
Era la época del "Cine Fantasio" y el "Teatro Cervantes" que tantas películas ofrecieron a los vilagarcianos, sin olvidar los conciertos que ofrecía el bar Casablanca gracias al amor a la música de su dueño Juan Nin Hermo, el Café Universal, el Bar Mezquita o el Salón Royalty, con músicos y cantantes como "el negro Sam", la "orquesta Iberia", el "quinteto Hispania", la "Troupe Genil del Circo Price", la "Orquesta Republicana", etc.
Difícilmente se puede encontrar otra etapa de la vida cultural de Vilagarcía tan rica en acontecimientos culturales como en la época que abarca los años anteriores a la guerra civil, y todo ello se agranda porque no hubo intervención de dinero público. Absolutamente toda esta actividad fue obra de personajes y asociaciones amantes de la cultura, alejados de la idea actual de que la cultura tiene que ser obligatoriamente patrocinada por los organismos públicos.

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top