Logo de la empresa

La pintura como método para el aprendizaje y la relajación

Carla Carro |

 

El Rincón del Arte
La pintura como método para el aprendizaje y la relajación

 

El arte no entiende de edades, es más, debería estar presente desde bien temprano, acompañándonos a lo largo de nuestra vida debido a sus múltiples beneficios. La pintura fomenta el aprendizaje ya que el arte es dinámico  unificador, algo vital en la educación infantil. El dibujo y la pintura están formados por un proceso en el que los niños reúnen elementos de su experiencia para formar un todo con un nuevo significado. En este proceso nos dan algo más que un dibujo, nos proporcionan una parte de sí mismos: expresan sus ideas, emociones o una visión del mundo.

La presencia del arte en la educación, por lo tanto, contribuye a su desarrollo integral y pleno. La educación artística se caracteriza por realizar un gran aporte cognitivo en el desarrollo de sus habilidades y destrezas: emprendimiento, diversidad cultural, innovación, creatividad, curiosidad... Además, contribuye a la formación de la personalidad, la confianza en sí mismos, el respecto y la tolerancia. Para los niños la actividad artística es un medio para el desarrollo dinámico y unificador.

Esta actividad también resulta beneficiosa para la relajación. El dibujo y la pintura son un método para liberar el estrés acumulado de la vida cotidiana. Crear arte puede ayudar a distraernos, dándole ese descanso necesario a nuestra mente que nos ayuda a sentir mayor claridad y calma.

También nos ayuda a nuestro autoconocimiento, a mejorar nuestra autoestima, control emocional, atención y creatividad y para reducir nuestra ansiedad. Para eso no hace falta que seamos artistas con un gran talento, pero sí es recomendable que aprendamos antes unas nociones básicas de dibujo, ya que se necesita distinguir ciertas características en cualquier obra al empezar a realizarla, como las luces y sombras o la colorimetría.

Técnicas como el carboncillo, lápices de colores o el pastel son las más utilizadas para poder sentar los principales conocimientos. Son de técnicas secas muy relacionadas con el dibujo y permiten una mayor agilidad y espontaneidad.
También existen técnicas como el óleo, el acrílico o la acuarela que de pincel, al agua o al aceite dependiendo de los casos. Normalmente requiere más tiempo, pero se consiguen grandes resultados. Cada persona debe elegir la técnica y temática en la que se encuentre más cómoda, pues son disciplinas muy personales.

Se pueden conseguir buenos resultados en poco tiempo, pero es imposible mejorar sin asistir a clases durante un periodo largo de aprendizaje. El perfeccionamiento se consigue a base de tiempo y esfuerzo. La persona debe ganar soltura, fijarse en los pequeños detalles y colocar un poco de su esencia, su forma de crear en la obra.

Scroll to Top