Logo de la empresa

Ramón García Lago, poeta y alcalde Vilagarcía

Victor Viana | Revista eSmás Vilagarcía Nº 23

Aunque nació en Puerto Rico sus padres procedían de Rubianes y desarrolló gran parte de sus poemas en Vilagarcía
Ramón García Lago, poeta y alcalde Vilagarcía

Como en el resto de O Salnés, Vilagarcía ha dado poetas importantes: Lisardo Barreiro, Fermín Bouza Brey (afincado en Vilagarcía), Xaquina Trillo, Manuel Trigo, Ramón García Lago, y otros muchos de los que nos ocuparemos en otros números de la revista. 

Sobre Ramón García Lago se han editado, por lo menos, dos publicaciones: La más antigua, en un ejemplar de la revista vilagarciana “Arosa Poética” que preparamos un grupo de amigos en los años ochenta del pasado siglo. La revista pudo publicarse gracias a las investigaciones del joven poeta Manolo Olveira, y la profesora María Jesús Ríos Creo, que además le dio forma acompañada de una crítica interesante, la primera que se hacía de Ramón García Lago. 

Once años más tarde, y patrocinado por la Xunta de Galicia, José Luis Sánchez-Agustino López, publicaría un libro con el título de “Ramón García Lago. Poemas”.

Aunque el poeta nació en Arecibo – Puerto Rico, el 22 de diciembre de 1893, sus padres procedían de Rubianes, y el poeta, ya retornado a Vilagarcía publicaría gran parte de sus poemas en Vilagarcía, en donde transcurrió gran parte de su vida. 

Es en 1907 cuando de forma definitiva regresa a Vilagarcía acompañado de su madre y una hermana menor, ingresando en el colegio San Agustín, en donde realizaría todo el bachiller, para después iniciar la carrera de medicina, alternando con estudios literarios, que según su hermana, los dedicó especialmente a la obra de Rubén Darío y Valle Inclán.

Mientras estudia en la Facultad de Medicina de Santiago, obtiene su primer galardón poético, en 1920, con su poema “Resurrexit”, en los Juegos Florales de Teruel, organizados por la Sociedad de Amigos del País. Se le otorga la “Flor Natural”, y es el periodista Ortega Munilla el que actúa como mantenedor en el acto en que es leído su poema.

Se trató de un acto importante, ya que el presentador, José Ortega Munilla, era el padre del conocido filosofo José Ortega y Gasset, y un famoso periodista y colaborador de los periódicos “El Imparcial” “El Sol”, y dueño de muchos periódicos madrileños en los que escribían lo más florido de la generación del 98.

Sorbe el poema “Resurrexit”, la profesora Ríos Creo, diría que “nos presenta una contraposición entre el pasado glorioso de España y un presente decadente, pero con la esperanza de una restauración futura. Es como si los valores del pasado, que tuvieron una manifestación esplendorosa en los Siglos de Oro, solo estuviesen dormidos en el presente u por tanto, solo cabe esperar su despertar”.

Con motivo del premio obtenido en Teruel, su buen amigo Núñez Búa le organizó un homenaje en Vilagarcía al que asistieron personajes que posteriormente serían muy conocidos: Laureano Gómez Paratcha, Ricardo Briones, Rasilla, Baladía, Fernández Gil y Casal, etc. Este último publicaría en el periódico local “Galicia Nueva” un artículo de homenaje al poeta con el título de “¡Ultreya!.

 

En 1923 obtiene “La Flor Natural” y “Premio de Honor” en los Juegos Florales de Santiago con la composición, “Corcel mío” y “Monjas de Santa Clara”.

Sobre “Corcel mío” y en opinión de la profesora Ríos Creo, “es la más destacable y ambiciosa de todas sus composiciones amorosas al contar la pérdida de su amada, posiblemente de forma simbólica”.

En 1928 publica un opúsculo titulado “Los signos del zodiaco. Ensayo lírico del libro en preparación Suite Ibérica” que sería un avance del libro próximo a publicar con el título de “Suite Ibérica”, y que según la citada profesora “es una evocación idealizada de esta, dividida en tantos apartados como signos tiene el Zodiaco, cada uno de los cuales sirve para mostrarnos una estampa poética y casi estática de algún lugar gallego, aunque también alguna se refiera a su familia o a su propia persona”.

Poeta Ramón García En el año 1931 recibe un homenaje en Vilagarcía presidido por el médico José Moreira, Núñez Búa y Ramón Abalo, y al que asisten lo más granado de la política, la cultura y la economía del municipios Dámaso Carrasco, Jacobo Rey, Luciano Buhigas, Hermenegildo Carrete, Eugenio Valladares, Francisco Poyán, Isolino Dieguez, Enrique Rodriguez Lafuente, Luis Palacios, etc. Probablemente el poeta debió estar enfermo en aquella ocasión, ya que Frutos Cerecedo comentaría en esta ocasión, que “su estado físico no corresponde a su estado moral, y que por ello se ve obligado a decir lo estrictamente indispensable”. En los años cuarenta del siglo pasado obtiene varios galardones, tales como: premio en Cádiz por su poema “Salterio”, sobre la Virgen del Rosario a la que considera el poeta, como un puente entre la tierra y el cielo; en Córdoba recibe un premio por el poema “Ave María”. De todos ellos, probablemente el más importante es el que consigue por su poema “Cervantina”, premiado con la “Flor Natural” en los Juegos Florales convocados por la Asociación de la Prensa de Barcelona. Por la misma época es premiado en Zamora por “Brindis”, dedicado al río Duero.

El último galardón de esa década fue en Lugo por su poema “La Cruz y la Espada”. 

En honor al poeta García Lago, se iniciaron en Vilagarcía en 1963 los “Primeros Juegos Florales”, en los que actuó como mantenedor, el escritor Alvaro Cunqueiro”, con un pregón a cargo del poeta, profesor, periodista y escritor, José María Álvarez Blazquez”. Años más tarde fueron unas “Xornadas Literarias” que en su honor se iniciaron en el año 2.000.

La colaboración de Ramón García Lago en la prensa de la época es más bien escasa. Se sabe que escribió para “Galicia Nueva”, Ideal”, “El Luchador”, “Galicia. Diario de Vigo”, el “Ideal Gallego”, y algunos más.

Al margen de su faceta literaria, fue también alcalde de Vilagarcía desde marzo de 1938 -por lo tanto, en plena guerra civil – hasta diciembre de 1940.

La investigadora literaria María Jesús Ríos Creo hizo una síntesis de la obra del poeta en el ambiente de la comarca del Salnés, diciendo que, “A principios de siglo, existía en Villagarcía, en Cambados y en otros núcleos urbanos de la Ría de Arosa, un grupo de escritores cuyo quehacer es digno de mención. Algunos de ellos obtuvieron inmediatamente el reconocimiento de su labor en otros círculos intelectuales. Autores como Cabanillas, los Camba, Bouza Brey, son hoy sobradamente conocidos…….Pero existieron también otros muchos que con consiguieron o quizá lo intentaron, el reconocimiento de su labor fuera del circulo en el que se desenvolvieron. Entre ellos se encuentra Ramón García Lago”.

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top