Logo de la empresa

Torre de Cálogo

Redacción revista eSmás | revista eSmás O Salnés Nº14 - Otoño 2020

La torre fue fundada por San Fructuoso por el siglo VII y destruida por ataques normandos en los siglos IX y X.
Torre de Cálogo

La Torre de Cálogo en Vilanova de Arousa es uno de los grandes tesoros arqueológicos de nuestra comarca de O Salnés, aunque por desgracia su riqueza patrimonial es desconocida para muchos.

Escondida entre varios edificios y ubicada en terrenos privados, la Torre de Cálago es el único resto que queda en pie del antiguo Monasterio de San Cipriano de Cálogo.

 


Según las investigaciones, esta gran joya arqueológica fue fundada por San Fructuoso allá por el siglo VIII y destruido por ataques normandos en los siglos IX y X. Es un gran valuarte patrimonial en Vilanova, razón por la cual luce con esplendor en el escudo de la localidad.

El único vestigio de todo aquello que todavía queda en pie es el campanario, una estructura que tiene importantes particularidades. Está formado por una base trapezoidal de sillares de granito sobre la que se asienta una espadaña con dos arcos de medio punto apoyados sobre tres pilastras. También se conservan los restos de una escalera exterior de peldaños volados para acceder a la espadaña que contenía sendas campanas.

La torre, que no presenta ornamentación alguna, está en la cima del castro y se trata de un campanario exento que está alejado de la iglesia o monasterio al que prestaba servicio.
Esto quiere decir que lo más probable es que la función principal  de la torre no fuese la llamada a la oración, sino que fuese construida también con la finalidad de defender las costas arousanas de los ataques de los barcos invasores.

De esta forma, se cree que la torre forma parte de un sistema de atalayas que vigilaban la aproximación de naves desconocidas que transmitía el aviso hasta el castillo de La Lanzada con estación intermedia en la torre de San Saturniño de Cambados.

La única intervención arqueológica que se realizó en la zona fue a finales de la década de los 90 y la encabezó el arqueólogo Vicente Caramés. Su incursión en esta amplia extensión de terreno el  sirvió para descubrir una pequeña capilla sepulcral perteneciente a un noble vilanovés.

Sin embargo, aún quedan muchos tesoros escondidos bajo el subsuelo de Cálago. El primer paso para poner en valor este importante patrimonio vilanovés pasaría por la adquisición de los terrenos y la investigación de todo el perímetro para acotar la zona del enclave medieval.
Esta gran joya arqueológica situada en Vilanova de Arousa nos puede servir para desenterrar 3.000 años de historia de nuestra comarca.

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top