Logo de la empresa

Una nueva revista

Victor Viana | revista eSmás Vilagarcía Nº 1

El Vigía, primer periódico de Vilagarcía de Arousa
Una nueva revista



Hace aproximadamente unos 148 años, concretamente el 4 de noviembre de 1865 sale a la luz el primer periódico de Vilagarcía con el nombre de “El Vigía”. Se editaba en la imprenta de Juan Pablo Vega y Ojea, que como tantos personajes de la época había llegado a nuestra ciudad para hacer fortuna en el mundo del periodismo que empezaba a introducirse en la vida cotidiana de los arousanos.

En aquellos días Vigo, como centro económico de Galicia, ejercía una notable influencia sobre el resto de los pueblos de la provincia de Pontevedra, siendo el periodismo y el negocio de la emigración lo que más destacaba. Allí tenía una imprenta el conocido Juan Compañel que había decidido marchar a Hispano América y le vendió su imprenta a Juan Pablo Ojea. Se iniciaba así la historia del periodismo en Vilagarcía cuando esta apenas tenía 5.000 habitantes. Con la salida de “El Vigia”, Vilagarcía se unía al gran movimiento periodístico de Galicia.

En el año 1865 salen cuanto menos 14 periódicos nuevos. En 1966 son 10 las publicaciones. En 1967 son 12. El año 1868 da el gran salto en cuanto al número de periódicos que surgen en Galicia. Nada menos que 33, debido sobre todo al movimiento revolucionario que le costó a Isabel II su reinado. Ya al año siguiente, la marea periodística vuelve a los datos anteriores al año revolucionario y salen 10 nuevos periódicos.

“El Vigía” tenía como subtítulo el sugestivo nombre de “Periódico semanal de literatura, intereses locales, Industria y comercio”, que bajo la dirección de Eduardo Trillo Salelles tenía como redactores a Manuel L. Guitián, Ricardo Trillo, Luis Bretón y Vedía, José López Valcarcel, José Salgado, etc.

Su director, Eduardo Trillo Salelles, era, como la mayoría de los nuevos directores de periódicos gallegos, un hombre de gran cultura que en su caso la unía a una notable preparación jurídica, ya que había ostentado entre otros cargos, el de presidente de la Audiencia Territorial de Lugo,

Uno de sus estudiosos lo describe como, “hombre de una gran prestancia física y con muy buenas relaciones sociales y de amistad, dotado de una personalidad fuerte, que aplicó con pasión a sus funciones como magistrado y también a su vocación política, de tendencia claramente liberal, que le llevó a intervenir activamente en el levantamiento de 1868 que expulsó del trono a Isabel II y que a la larga acabó motivando que incluso rompiera la sólida amistad que había mantenido con Montero Ríos.

Efectivamente, no se limitó al mundo de la jurisprudencia y el periodismo, y su intensa preocupación por la situación política del momento le llevó a presidir la Junta
Revolucionaria de Vilagarcía que se unió al gran movimiento nacional para expulsar a Isabel II del trono y de España.


Es por ello digno de recordar la proclama que hizo al pueblo el 1º de octubre de dicho año:

“Habitantes de Villagarcía. La hora de revolución ha sonado. El pueblo español, siempre esforzado y digno, acaba de secundaren todos los ángulos de la península, el grito de LIBERTAD dado por la ilustre marina nacional y por el ejército, a cuyo frente se colocaron bravos y dignísimos Generales.

Era preciso que esto sucediese, porque la Providencia que no puede olvidar los destinos de los pueblos, permite que estos hagan las revoluciones para derribar gobiernos inmorales que, en su ciega avidez de mando, conculcan y desprecian cuanto se oponga a la realización de sus inmorales propósitos.

La nación toda se ha constituido en revolución y a su frente está un gobierno provisional, que satisfará las necesidades públicas, mientras que los comicios no manifiesten, por medio del sufragio universal, su voluntad libre y omnímoda, adoptando las instituciones políticas que su conciencia les dicte.

Este pueblo no pudo ni debía permanecer impasible en momentos tan solemnes, y por lo mismo, secundó el movimiento nacional, contando con el esfuerzo y abnegación de dignísimos marinos que contribuyeron con su patriótico esfuerzo y abnegación de dignísimos marinosque contribuyeron con su patriótico esfuerzo.Por el voto unánime de las personas reunidas en el momento de darse el grito de LIBERTAD se ha nombrado una junta de gobierno que poniéndose de acuerdo con la Provincial, adoptará las disposiciones necesarias para la conservación del orden y el afianzamiento de la revolución.

Habitantes de Villagarcía: ¡Viva la Soberanía Nacional! ¡Viva el Sufragio Universal! ¡Viva la Fraternidad! ¡Vivan la ilustre Marina y el Ejército Liberal! ¡Viva el gobierno provisional de la Nación!

El presidente, E. Trillo Salelles. El vicepresidente, José Cuevas del Valle – José María Losada – José María Pou - Eduardo Quintana – Ramón Valle, vocal secretario”.

El secretario de la Junta Revolucionaria de Vilagarcía, Ramón del Valle, era el padre del genial escritor Ramón del Valle-Inclán, y además otro de los primeros periodistas que tuvo Vilagarcía ya que en 1880 fundó y dirigió “La Voz de Arosa”, que salía todas las semanas con una tirada de 500 ejemplares.

De la extraordinaria potencia periodística de Vilagarcia dan prueba la salida de otros dos periódicos entre los dos anteriores: en 1878 salió “El Eco de la Ría de Arosa”, que tuvo como director al hijo de Eduardo Trillo, el eminente jurista y miembro del Tribunal Supremo, Edelmiro Trillo Señorans al que Vilagarcía dedicó una calle. El otro periódico fue “El Municipio” que surge en 1879 del que solo sabemos su fecha de aparición.

Después fueron surgiendo decenas de periódicos que ilustraron la vida de un pueblo en constante crecimiento: “El comercio”, “El varapalo de Picaños”, “El Eco Comercial”, “El Farol”, “El Paladín”, “La Concha de Arosa”, “La Sarna”, “Crónica Carrileña”, “La Golondrina”, “El Pájaro”, “Mi Tierra, “El Villagarciano”, “El Freno”, “El Ariete”, “La Verdad”, “El Heraldo de Villagarcía”, “El Obrero”, “El Boletín del Comercio”, “Villagarcía-Carril”, “El Pirulere”, “El Pirulero”, “El Eco de Arosa”, “El Ariete”, “Galicia Nueva”, que fue el que tuvo más duración, ya que el primer número salió en marzo de 1907 y el último en el año 1938, condensando en sus páginas toda la vida social, económica, cultural y política del municipio.

Otros periódicos surgieron desde 1907 con títulos tan sugestivos como “El Percebe”, “l Chimpancé” “El Soplete”, “El Bólido”, “El Pecador”, etc.

Tiene Vilagarcía el orgullo de editar una de las revistas deportivas más antiguos de Galicia, que salió con el nombre de “Arosa Sportiva” en abril de 1920, con nada menos que 17 páginas, iniciando a los vilagacianos en el lenguaje deportivo que se iniciaba por entonces: goals, match, football, faut, melée y otros tan frecuentes ahora y tan impactante por aquellos años.

Ahora de nuevo se trata de impulsar el mundo del periodismo con una nueva revista que sale con el título de “es más”, con la intención de sacar a la luz no solo los recuerdos históricos que conformaron el carácter y el presente de nuestro pueblo, sino las inquietudes y problemas cuya solución será la clave para el futuro de Vilagarcía.

La literatura, como fiel expresión del sentimiento individual y colectivo de nuestra sociedad tiene su parcela en la revista, y en general el mundo de la cultura en todas sus expresiones podrá manifestarse libremente para alegrar el noble sentimiento de las bellas artes.

Saludemos pues con esperanza y gratitud un nuevo medio de comunicación que ampare nuestra convivencia con la cita bíblica de que “la verdad os hará libres”.

 

 

 

 

Anunciantes de la actual edición de la revista eSmás:

Scroll to Top